La intención de manos negras políticos de crear desorden en Hong Kong nunca tendrá éxito

2019-09-09 16:39:10
Comment
Share
Share this with Close
Messenger Messenger Pinterest LinkedIn WeChat


En la violencia reciente en Hong Kong, algunos matones propusieron abiertamente una "independencia de Hong Kong", y sus acciones mostraron características de "revolución del color". Detrás de esto, la "mano negra política" de la Fundación Nacional para la Democracia de EE.UU. ha surgido gradualmente. Pero no importa cómo haga olas, la trama para infiltrar una "revolución de color" en Hong Kong seguramente fracasará.

La Fundación Nacional para la Democracia de EE.UU. se estableció en 1983. Se afirma que es una "organización no gubernamental" y en realidad está establecida bajo la legislación del Congreso de los Estados Unidos. La mayoría de los fondos provienen de subvenciones del gobierno. So pretexto de "apoyar la democracia en otros países", trata de utilizar la "revolución del color" para subvertir el poder de otros países. Como describió una vez Allen Weninstein, uno de los fundadores de la Fundación: "Muchas cosas que hacemos hoy son las que hizo la CIA en secreto hace 25 años".

Desde comienzos de este siglo, las actividades de la Fundación Nacional para la Democracia de EE.UU. han sido inescrupulosas, desde Venezuela hasta Ucrania, desde Myanmar hasta Túnez, Libia, Egipto y Siria. En 2015, la Oficina del Fiscal General de Rusia declaró la Fundación Nacional para la Democracia de EE.UU. como una organización inoportuna debido a que las acciones de esta organización en Rusia representan una amenaza para el sistema constitucional y la seguridad de defensa nacional de Rusia.

Ya hace mucho tiempo que la Fundación Nacional para la Democracia de EE.UU. extendió su mano a Hong Kong. Según los medios de comunicación de Hong Kong, desde 1995, la organización ha financiado a la oposición de Hong Kong a través de su afiliado "Instituto Nacional para la Democracia Internacional. A principios de 2015, la cantidad total de fondos superó los $ 3,95 millones. Existe evidencia clara de que la Fundación financió un incidente ilegal de "ocupación" en 2014. En la reciente violencia en Hong Kong, la Fundación y las fuerzas de "hostigamiento contra China" se confabularon en un intento de lanzar una "revolución de color" en Hong Kong, paralizar el gobierno de la Región Administrativa Especial, destruir "un país, dos sistemas" e infiltrar la "revolución del color" en la parte continental china.

Una verdad obvia es que en mayo de este año, Li Zhuming y Luo Guancong y otros líderes del "hostigamiento contra Hong Kong" llevaron un equipo a los Estados Unidos, y el 14 de mayo dieron un discurso muy incendiario en la Fundación. El Director Adjunto del Programa Asiático de la Fundación le preguntó a Luo Guancong: "Después de 2014, en 2015, 2016, 2017, le hice la misma pregunta todos los años: ¿Qué podemos hacer por usted? ¿Cómo podemos ayudarlo?" Una de las "ayudas" que recibió Luo Guancong, de muy mala nota en el estudio, fue la carta de admisión de la Universidad de Yale. La Fundación Nacional para la Democracia de EE.UU. ha cultivado la llamada columna vertebral de la "independencia de Hong Kong", que es exactamente lo mismo que la búsqueda de "agentes" cuando se trata de la "revolución del color" en otras regiones.

Sin embargo, no hay absolutamente ningún terreno en Hong Kong para la "revolución del color". China nunca permitirá actividades que pongan en peligro la soberanía del país, desafíen el poder del gobierno central y la autoridad de la Ley Básica de la Región Administrativa Especial de Hong Kong, y usen a Hong Kong para infiltrarse en el continente. En la actualidad, el gobierno de la RAE de Hong Kong ha reducido su tasa de crecimiento del PIB del 0% al 1% este año. Si la violencia continúa, el crecimiento negativo de la economía de Hong Kong es un evento de alta probabilidad. Las 7 millones de personas de Hong Kong nunca permitirían que la "revolución del color" de versión de Hong Kong arrastrara a esta "Perla de Oriente" al abismo del hundimiento.

La Fundación Nacional para la Democracia de EE.UU. no debe subestimar la fuerte voluntad y la firme determinación del gobierno central y el pueblo chino para salvaguardar la soberanía, la seguridad y la unidad nacional, y salvaguardar la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong.

Informaciones relacionadas

Share

Los más leídos