Palabras de Pompeo no pueden sembrar la discordia entre China y América Latina

2019-04-17 13:11:05
Comment
Share
Share this with Close
Messenger Messenger Pinterest LinkedIn WeChat


El Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, comenzó el jueves pasado a visitar Chile, Paraguay, Perú y Colombia para coordinar con estos países las posiciones para con Venezuela y buscar su apoyo a la política de los Estados Unidos, incluidas más sanciones contra Venezuela.

Sin embargo, el enfoque de Pompeo parece haber salido mal. Poco después de llegar a la primera parada en Chile, pronunció un discurso y amenazó a países latinoamericanos, diciendo que China y Rusia "están en la puerta". Una vez que China y Rusia puedan "entrar en la casa", "propagarán el caos en su casa". También acusó a China de invertir en Venezuela, diciendo que "el enfoque de China está ayudando a destruir a Venezuela".

Las palabras de Pompeo son desconcertantes, pero no nuevas. Su antecesor, el ex secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, también hizo comentarios similares, diciendo que "China está utilizando la influencia económica para apoyar a América Latina, y si no se controla, los países de América Latina pueden pagar un precio". Detrás de esta envidia, llena de pensamientos de "Guerra Fría" y la intención de sembrar discordia, se refleja la ansiedad y la preocupación por el declive de los Estados Unidos en su influencia en América Latina, y su insatisfacción y sospecha de profundizar la cooperación mutuamente beneficiosa entre China y América Latina, por lo que se ha quitado la etiqueta diplomática.

Durante mucho tiempo, los Estados Unidos han considerado a América Latina como el "patio trasero", un campo de pruebas para su hegemonismo, políticas de poder y sistemas y valores económicos y sociales exportadores. Por ejemplo, usa el "monroísmo" como una excusa para interferir groseramente en los asuntos internos de los países latinoamericanos y crear subversión y caos para los países desobedientes. El ejemplo más típico es que los Estados Unidos enviaron tropas directamente a Panamá a fines de 1980 y detuvieron al entonces jefe del gobierno panameño, Manuel Noriega. Además, los Estados Unidos controlan aún más el sustento del desarrollo económico en América Latina mediante la promoción de políticas económicas neoliberales, haciendo que los países latinoamericanos sean cada vez más dependientes de los fondos externos y la tecnología, y están profundamente sumidos en la crisis. Por esta razón, un estudioso argentino califica la década del neoliberalismo como la "década perdida", y unos estudiosos brasileños la llaman "la trampa de los Estados Unidos".

En contraste, China y los países de América Latina y el Caribe no tienen agravios históricos ni conflictos modernos, y su complementariedad en sus respectivos procesos de desarrollo es fuerte. Por lo tanto, en el proceso de explorar el camino de desarrollo que se adapte a sus respectivas condiciones nacionales, todos pueden entenderse y apoyarse mutuamente. La confianza mutua estratégica se mejora continuamente y la cooperación mutuamente beneficiosa también se profundiza. En la actualidad, el volumen comercial entre China y América Latina ha superado los 300 mil millones de dólares, y China se ha convertido en el mayor socio comercial de países latinoamericanos como Chile, Perú y Brasil. En el primer trimestre de este año, la participación de China en las importaciones y exportaciones a América Latina alcanzó el 7%, un aumento de 0,7 puntos porcentuales con respecto al año anterior. La cooperación de “la Franja y la Ruta” basada en el principio de “consulta y construcción conjuntas, y compartir” se está convirtiendo en una nueva plataforma para el beneficio mutuo entre China y América Latina.

Los países latinoamericanos no reconocen la superioridad de Pompeo en los llamados "recordatorios". Por ejemplo, los medios de comunicación chilenos describieron los comentarios de Pompeo como "intentar forzar a Chile a optar entre dos alternativas". El ministro del Interior de Chile, Andrés Chadwick, dijo que Chile "no necesita a otras personas que hagan advertencias sobre la inversión nacional y la cooperación con otros países".

Informaciones relacionadas

Share

Los más leídos