¿Lo que ofrece China es una “trampa de la deuda” o un “pastel de desarrollo”?

CRI 2018-10-11 21:48:23
Comment
Share
Share this with Close
Messenger Messenger Pinterest LinkedIn WeChat

Recientemente, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, acusó en un discurso a China de lanzar en Asia, África, Europa y América Latina, cientos de mil millones de dólares de préstamo para las infraestructuras, lo que hace caer a algunos países en desarrollo en una “trampa de la deuda”. Asimismo, declaró que Estados Unidos proporcionará una “alternativa” para reemplazar a China.

En el contexto de la insistencia de las fricciones comerciales chino-estadounidenses, el discurso de Pence, exterioriza un evidente intento de desacreditar a China y provocar disensiones. ¿Ha puesto China una “trampa de la deuda” a algunos países en desarrollo? Vamos a hacer un cálculo.

Sri Lanka es el ejemplo más citado de los medios de comunicación occidentales al promocionar el tema de la “trampa de la deuda”. Pence dijo, que Sri Lanka “ha asumido enormes deudas” , porque “las empresas estatales chinas han establecido un puerto con valor comercial cuestionable (el Puerto de Hambantota)”, “Beijing ha puesto presión para que este nuevo puerto sea entregado directamente a las manos de los chinos”. Advirtió también que pronto, éste se convertirá en una “base militar fronteriza” de la marina china.

Pero el hecho es que, según estadísticas del Banco Central de Sri Lanka, los préstamos provenientes de China del año pasado, sólo representan alrededor del 10% de la deuda externa de este país, de los cuales, el 61,5% eran préstamos preferenciales con tasa inferior a la del mercado internacional. En este sentido, el primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, ha afirmado que su país nunca ha caído en la “trampa de la deuda” de China. En cuanto al acuerdo de gestión y desarrollo del Puerto de Hambantota firmado con las empresas chinas, es un proyecto de cooperación entre los dos países sobre la base de igualdad y beneficio mutuo de conformidad con los principios comerciales, con el objetivo de convertir el puerto en un centro logístico del Océano Índico y promover el desarrollo económico de Sri Lanka y la interconexión regional. Se estima que para 2020, los ingresos del puerto representarán el 40% de los del Gobierno de Sri Lanka, y crearán 10.000 empleos directos y más de 60.000 indirectos. Los cibernautas de Sri Lanka, dicen que este proyecto es "muy hermoso" y que "han ocurrido algunas cosas positivas en nuestro país".

Tal plan de negocio, que da beneficio mutuo, se ha convertido en "compra y venta forzadas" a los ojos de Pence, e incluso es cubierto de color militar. Este es un típico pensamiento hegemónico estadounidense. Se debe saber que EE.UU. posee más de 800 bases militares en más de 70 países en todo el mundo. Para él, es difícil de observar la cooperación comercial entre otros países con una mirada normal.

Además de Sri Lanka, Pakistán, Filipinas, Venezuela, Yibuti, Papua en Nueva Guinea, entre otros países, han sido caídos también en la llamada “trampa china de la deuda” en las exageraciones de Occidente. Estos países comparten una misma característica: todos tienen el deseo de cooperar con China en la iniciativa de la Franja y la Ruta.

Por ejemplo, el corredor económico entre China y Pakistán. El ministro de Finanzas pakistaní, Asad Umar, proporcionó recientemente unos datos al parlamento, los cuales revelan que los préstamos de China sólo ocupan el 12% de la deuda externa del país. Entre los 22 proyectos en construcción del Corredor Económico entre China y Pakistán, 18 son de inversión directa de China o con ayuda china, sólo 4 utilizan préstamos de condiciones favorables, cuya tasa de interés es de un 2%, mucho más bajo que la de los préstamos ofrecidos por los países occidentales.

En los últimos años, el Corredor Económico entre China y Pakistán, contribuyó de uno a dos puntos porcentuales por año al crecimiento económico de la parte palestina, y ha traído 70.000 empleos a la misma. En respuesta a los comentarios de Occidente sobre la caída de los palestinos en la “trampa de la deuda” de China, el Gobierno pakistaní señaló que es una distorsión de los hechos, o sea, que no entienden el Corredor Económico por objetivos ocultos.

De hecho, basado en el principio de “co-consulta, co-construcción y compartimiento”, cada proyecto de cooperación entre China y los países en desarrollo es un pedazo de dulce “pastel de desarrollo”. Hasta el pasado septiembre, China firmó 149 documentos de cooperación intergubernamentales con 105 países a lo largo de la Franja y la Ruta y 29 organizaciones internacionales. De 2013 a 2017, el volumen total de importación y exportación de China y otros países de la Franja y la Ruta alcanzó los 33,2 billones de yuanes, un promedio de crecimiento anual del 4%.

Por esta razón, los países que fueron mencionados por Occidente en su lista por caer en la llamada "trampa china de la deuda" han salido para expresar su refutación. El secretario de Relaciones Exteriores de Filipinas, Alan Peter Cayetano, dijo que los créditos de China representan solo el 1% del total de la deuda externa de Filipinas, y no es posible que Filipinas quede atrapada en una “trampa de la deuda” debido a los préstamos de China.

Pence en su discurso dijo, que EE.UU. “ofrecerá una opción justa y transparente para los países”. Sin embargo, lo que la gente ha visto es una promesa de “mentira real” del Gobierno estadounidense y los principios hegemónicos detrás de ella: “EE.UU. con prioridad”, “EE.UU. el primero”. No es nada extraño que el Gobernador del Banco Internacional de la Ruta de la Seda de Yibuti así señalara: “EE.UU. ingresó en Yibuti más temprano que China, pero hasta ahora, ¿qué ha hecho por Yibuti? Casi nada”.

En el respectivo proceso de cooperación con el exterior de China y EE.UU., si recordamos de forma racional las prácticas de China de ayudar a los países en desarrollo, podremos comprender mejor los principios de “Cinco No” que enfatizó el presidente chino, Xi Jinping, en la Cumbre de Beijing del Foro de Cooperación entre China y África, los cuales son: China no interferirá en la explotación de países africanos en caminos de desarrollo en base a las realidades africanas, no interferir en asuntos internos de países africanos, no imponer la voluntad a la parte ajena, no añadir ningún tipo de condiciones políticas en el auxilio a África, así como no procurar intereses políticos en las inversiones y financiación para África.

¡China trata así a los países africanos y a otros países también!

Informaciones relacionadas

Share

Los más leídos