60% del PIB de EE.UU. es una línea roja para los competidores

CRI 2018-08-10 20:31:01
Comment
Share
Share this with Close
Messenger Messenger Pinterest LinkedIn WeChat

Esta semana, Estados Unidos y China han publicado sucesivamente las listas del aumento del 25% de los aranceles a los productos con valores de 16 mil millones de dólares de la otra parte, y los pondrán en práctica a partir del 23 de agosto. Se ve que la guerra comercial sino-estadounidense iniciada por EE.UU. ya está en marcha.

60% del PIB de EE.UU. es una línea roja para los competidores

60% del PIB de EE.UU. es una línea roja para los competidores

Parece que EE.UU. aplica las nuevas políticas arancelarias con el fin de resolver “los comercios injustos” entre los dos países y por la política interior. Pero, también muestra su objetivo estratégico más profundo a largo plazo: EE.UU. tiene que reprimir a los competidores que crecen rápidamente, para continuar salvaguardando el hegemonismo del dólar estadounidense, dirigiendo las reglas multilaterales y logrando los mayores beneficios económicos.

En el siglo pasado, EE.UU. había sufrido dos veces ansiedad frente a los rivales. Cuando el Producto Interno Bruto (PIB) de la Unión Soviética superó el 60% de lo de EE.UU., el país norteamericano incrementó la restricción, asimismo, la Unión Soviética cometió errores mortales, por lo que se desmembró. La segunda vez es cuando el PIB de Japón superó el 60% de lo de EE.UU., forzó a Japón a suscribir “el Acuerdo de Plaza” y causar la revaluación de la moneda japonesa yen. El gobierno japonés analizó equivocadamente la situación y aplicó las políticas monetarias y financieras más sueltas, con lo que Japón cayó en “los 20 años perdidos”.

Se nota que para EE.UU., el 60% del PIB de EE.UU. es una línea roja. Quien la pasa, será liquidado por el país norteamericano.
Entonces, ¿cómo reprimió a los rivales EE.UU.? La guerra comercial nipona-estadounidense es un espejo. En 1965, se mostró por primera vez el déficit de Japón en los comercios bilaterales. En 1992, el PIB de Japón superó el 60% de EE.UU., y en 1995 superó el 71.1%.
Los sectores de productos textiles, acero e hierro, aparatos domésticos, telecomunicación y semiconductor han caído en la guerra comercial entre Japón y EE.UU.. Hasta el año 1989, los representantes estadounidenses habían realizado 24 casos de “la investigación 301” contra Japón, concentradas en las industrias automotriz y del semiconductor. Para recuperar la amistad con EE.UU., Japón tuvo que tomar medidas como pagar la compensación, invertir y establecer las fábricas en el país norteamericano, contener la exportación y aumentar la importación.

Pero, la guerra comercial no eliminó la competitividad de las industrias japonesas. Mientras se continuaba el déficit del país asiático en el comercio, EE.UU. trató de debilitar a Japón. En 1985, con la manipulación de EE.UU., cinco países firmaron “el Acuerdo de Plaza”, con lo que dirigió la revaluación de gran medida de la moneda japonesa yen. En 1988, se disminuyó el déficit de Japón en el comercio con EE.UU.
En 2014, el PIB de China superó por primera vez al de EE.UU.. El país norteamericano consideró que la velocidad y el potencial del crecimiento económico de China eran mucho más que los concursantes pasados, y era posible que China le supere en un futuro no lejano. En agosto de 2017, EE.UU. inició oficialmente “la investigación 301” contra China, y ha fortalecido las contenciones a China como un nuevo rival.
Pero, la China de hoy en día no es igual al Japón de aquel entonces.

Primero, China posee un enorme mercado interno de consumo y las nuevas plataformas de cooperación como la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Mientras Japón dependió demasiado a la exportación, especialmente a los mercados norteamericano y europeo. En los primeros 7 meses, la suma del comercio entre China y los países y las regiones en vías de la Franja y la Ruta alcanzó los 4,57 billones de yuanes, ocupando el 27,3% de la suma del comercio al exterior, 2.28 billones de yuanes más que la suma del comercio sino-estadounidense en el mismo lapso.
Al mismo tiempo, China tiene el estable sistema político y la estrategia de desarrollo de largo plazo.

Además, China cuenta con los sistemas industriales de mayor magnitud y más amplia variedad del mundo, siendo los puntos clave de las cadenas de industrias y del suministro globales. Por eso, las políticas arancelarias de EE.UU. también dan repercusiones más grandes a sí mismo. Por ejemplo, el 31,5% de los suministradores de la compañía Apple norteamericana proviene de China.
China y Japón han enfrentado la presión de Estados Unidos en su camino de desarrollo, pero tienen diferentes destinos. No afectará la base del desarrollo de China. Si China analiza y controla bien la situación, hace bien lo que hace, romperá las diversas dificultades y seguirá avanzando.

 

Informaciones relacionadas

Share

Los más leídos