Mientras la Casa Blanca levante más alto el garrote del comercio, más compañías estadounidenses llegarán a China para hablar de cooperación

CRI 2018-07-12 10:35:36
Comment
Share
Share this with Close
Messenger Messenger Pinterest LinkedIn WeChat

Casi una semana después de iniciar la guerra comercial chino-estadounidense, surgen continuamente nuevas condiciones.

En la noche del día 10, hora local, la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos anunció una lista de aranceles adicionales del 10% sobre los productos chinos valorados en 200.000 millones dólares con el argumento de que "China ha tomado contramedidas y no ha modificado algunas prácticas comerciales". A este respecto, el Ministerio de Comercio chino expresa que es totalmente inaceptable que Estados Unidos publique la lista de recaudación de impuestos de manera acalorada. "Para salvaguardar los intereses fundamentales del país y los intereses fundamentales del pueblo, el Gobierno chino, como siempre, tendrá que tomar las contramedidas necesarias".

De 50 mil millones a 200 mil millones. Si EE. UU. Lleva a cabo toda la lista de aranceles, significará que más de la mitad de las exportaciones de China a los EE. UU. se cerrarán, pues de acuerdo con las estadísticas de la Administración General de Aduanas de China, las exportaciones de China a los Estados Unidos en 2017, totalizaron en 429.8 mil millones de dólares. Y cuando los consumidores estadounidenses compran productos chinos de la lista, tienen que pagar al menos un 10% más. No es de extrañar que el Ministerio de Comercio chino haya criticado a Estados Unidos por "el comportamiento irracional que no es popular", "daña a China, daña al mundo y se lastima a sí mismo".

Sin embargo, como la administración Trump, que está profundamente familiarizada con el "arte del comercio" y quiere "ganar la guerra", ¿existe tal entusiasmo de "quemar el Jade y las piedras simultáneamente"? Si es así, ¿cómo logra su sueño de "hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande"? Por lo tanto, la Casa Blanca arroja una lista de recaudación de impuestos de 200 mil millones, y el objetivo sigue siendo pensar en la presión mayor, forzando a China a abandonar la contramedida y hacer una conciliación con los Estados Unidos. De hecho, esta lista queda aún en consulta con la pública, y el proceso durará aproximadamente dos meses, durante los cuales todavía hay varias incertidumbres.

Sea como sea el resultado, ningún país soberano hará concesiones en asuntos relacionados con los intereses fundamentales del país y los intereses fundamentales del pueblo. Por lo tanto, China inevitablemente tomará medidas integrales para contrarrestar el sistema y "acompañar hasta el final" en la guerra comercial. Curiosamente, a medida que las consecuencias del "terrorismo comercial" de la Casa Blanca continúan emergiendo, más y más compañías y personas estadounidenses se han unido al "frente antiterrorista". Recientemente, China ha acogido a varios personajes políticos y empresarios estadounidenses que desean cooperar con China a largo plazo.

El día 10, la famosa compañía estadounidense de vehículos eléctricos y energía Tesla, firmó un acuerdo de inversión en proyectos de vehículos eléctricos puros con Shanghai, estableció oficialmente en China la primera fábrica en el extranjero, con una producción anual de 500,000 unidades, y comenzará muy pronto la construcción después del Festival de Primavera del próximo año. El día 11, el alcalde de Chicago, Emmanuel, encabezó una delegación económica y comercial a gran escala para firmar el "Plan de Cooperación de la Industria Clave de Cinco Años 2018-2023" con la parte china en Beijing y decidió integrarse en la industria médica y de la salud, industria fabril avanzada, tecnología innovadora y servicios financieros y cooperar en áreas clave como la agricultura, la alimentación, y la infraestructura. Este es el primer plan quinquenal firmado entre los gobiernos locales en China y los Estados Unidos.

Por un lado, la Casa Blanca sigue construyendo barreras defensivas a los productos chinos, haciendo gastar más dinero a los consumidores domésticos nacionales, y por el otro, unas compañías estadounidenses conocidas salen a China para buscar cooperación a largo plazo. Esta situación de "hielo y fuego" refleja el hecho de que la Casa Blanca está dedicándose con mucha fuerza al proteccionismo comercial, pero los gobiernos locales y las empresas de los EE. UU. toman acciones reales contra la guerra comercial, expresando su confianza en el mercado chino.

Tesla es una empresa pionera y líder en la industria mundial de vehículos eléctricos de lujo inteligentes y un representante de las empresas innovadoras de las que Estados Unidos está orgulloso. En 2017, Tesla duplicó sus ventas en China, el mercado de consumo de automóviles más grande del mundo, con el volumen de venta de más de 2 mil millones de dólares. La economía de Chicago ocupa el tercer lugar en los Estados Unidos, con la bolsa de futuros más grande del mundo, y el 20% de los futuros mundiales de productos básicos, incluidos la soja y el algodón, se negocian aquí, por un volumen global de más de 1 billón de dólares. Desde el establecimiento de un grupo conjunto de cooperación comercial y de inversiones entre Chicago y las ocho ciudades de China en 2013, la cooperación entre ambas partes ha sido fructífera. "Qingdao Core Valley Innovation Center", "CRRC Quad-Party Chicago Metro", "Hangzhou Transfronterizo E-Commerce Public Overseas Construction Pilot", el Centro de Innovación Norteamericano de Alta Tecnología del norte de Shangai" y otros proyectos han traído enormes dividendos a ambos lados.

Por lo tanto, desde las compañías estadounidenses hasta los gobiernos locales de EE.UU., el mercado chino es considerado como la oportunidad más importante para hacer realidad sus sueños. Sin embargo, el garrote de aranceles de la administración Trump está destruyendo sus sueños. Las visitas oportunas a China y aprovechar bien la oportunidad de China para ampliar su apertura e innovación se convertirán en una opción realista para que puedan continuar sus sueños y crear un futuro.

Desde las motocicletas Harley, Zhongzhou clava, hasta Tesla y el Gobierno de Chicago, ante la política arancelaria de la Casa Blanca, aparecen cada vez más "fugitivos" en los Estados Unidos. Hace unos días, la CBS también tomó el teléfono móvil de Apple como ejemplo, para señalar que el valor agregado de China en el comercio con Estados Unidos es muy bajo, y no tiene sentido que Estados Unidos inicie una guerra comercial contra China. La Cámara de Comercio estadounidense y algunos legisladores veteranos también criticaron severamente las últimas medidas impositivas del Gobierno, señalando que "será la familia estadounidense la que queda castigada".

De hecho, tanto el círculo político y empresarial estadounidense como la "mayoría silenciosa" de EE.UU. son cada vez más claros sobre la naturaleza del "terrorismo comercial" de la Casa Blanca. Este es nada más el egoísmo extremo del rango de decisiones de la Casa Blanca, que sólo sirve a la lucha del partido por votos que ignora los intereses del pueblo. The Washington Post reveló recientemente que el 78% de los encuestados del "estado oscilante" para las elecciones a medio plazo cree que la guerra comercial contra China no favorece los precios de los productos de los EE. UU. A medida que el impacto negativo de las medidas de aumento de tarifas se vuelvan más evidentes, más estadounidenses estarán pensando: ¿a dónde guiará a sí mismo y al país un Gobierno irracional y casi loco?


Informaciones relacionadas

Share

Los más leídos