China trabaja para recuperar vegetación en ribera de río interior más largo del país

2019-03-22 18:19:05
Comment
Share
Share this with Close
Messenger Messenger Pinterest LinkedIn WeChat

China desvió 1.780 millones de metros cúbicos de agua del río Tarim para irrigar la vegetación en los cursos medio e inferior el año pasado, dentro de las medidas para recuperar la "barrera verde" en el sur de Xinjiang.

  Este río, que es el del interior más largo de China, recorre 1.321 kilómetros bordeando la árida cuenca del Tarim, en la región autónoma uygur de Xinjiang, en el noroeste de China.

  El subdirector de la oficina de gestión de la cuenca del río Tarim, Omerjan Ubul, manifestó que la ecología de la zona es frágil y que el curso inferior se ha visto afectado por la sequía desde los años 70 del siglo pasado.

  En 2001 el Consejo de Estado, el gabinete chino, aprobó un programa de tratamiento específico para la zona y se pusieron en marcha una serie de medidas, como el ahorro de agua, la recuperación de tierras utilizadas para cultivos para que volviesen a ser praderas, tratamientos para la zona seca del río y la construcción de presas.

  En los últimos tres años el consumo medio anual de agua del río fue de 15.270 millones de metros cúbicos, 4.210 millones de metros cúbicos menos que en el año 2000, indicó Omerjan Ubul.

Una parte del agua que se ahorró se utilizó para recuperar las reservas subterráneas y otra porción se destinó a irrigar la vegetación de la ribera del río, explicó un funcionario a cargo de la gestión de recursos hídricos de la citada oficina, Ma Ming.

  Xinjiang ha pasado 7.700 millones de metros cúbicos de agua al curso inferior del río Tarim, en donde había escasez, en 19 rondas de trasvase desde el año 2000.

  Las estadísticas muestran que se han recuperado o mejorado 2.285 kilómetros cuadrados de vegetación en esta parte del río con el proyecto de irrigación. El área de arena se redujo en 854 kilómetros cuadrados.

  Una zona verde con una superficie de 4.240 kilómetros cuadrados en el curso inferior del río constituye la "barrera verde" que evita que el desierto de Taklimakan y el de Kuruktag se unan, destacó Omerjan Ubul.

  Si se llegasen a juntar, la arena se extendería hacia las provincias vecinas por la influencia de los vientos del noroeste, señaló.

Informaciones relacionadas

Share

Los más leídos