Coppelia, la "catedral del helado" en Cuba

2019-08-03 16:59:10
Comment
Share
Share this with Close
Messenger Messenger Pinterest LinkedIn WeChat

Símbolo de la ciudad y punto de reunión de muchos, Coppelia, la gigantesca heladería de La Habana, es considerada como la "catedral del helado" en Cuba.

Imagen del 1 de agosto de 2019 de una familia come helado en la heladería Coppelia, situada en uno de los sitios más céntricos de la ciudad, La Rampa, en la localidad del Vedado, en La Habana, capital de Cuba. Símbolo de la ciudad y punto de reunión de muchos, Coppelia, la gigantesca heladería de La Habana, es considerada como la "catedral del helado" en Cuba. (Xinhua/Joaquín Hernández)

Imagen del 1 de agosto de 2019 de una familia come helado en la heladería Coppelia, situada en uno de los sitios más céntricos de la ciudad, La Rampa, en la localidad del Vedado, en La Habana, capital de Cuba. Símbolo de la ciudad y punto de reunión de muchos, Coppelia, la gigantesca heladería de La Habana, es considerada como la "catedral del helado" en Cuba. (Xinhua/Joaquín Hernández)

En estos días de calor y sol ardiente, miles de cubanos hacen fila frente a las cuatro entradas de la heladería más famosa de la isla, recién remozada y con más de una decena de sabores de helado Coppelia, la marca más célebre y mejor apreciada del país.

La heladería se sitúa en uno de los sitios más céntricos de la ciudad, La Rampa, apenas a cinco cuadras del malecón, zona de constante trasiego de personas, muchas en busca de mitigar temperaturas que rondan los 35 grados Celsius.

"Me gusta venir con frecuencia por la variedad de sabores que hay", dijo a Xinhua, Juliana Peralta, una empleada estatal que está de vacaciones y que no se amilanó por la larga fila.

"Hacer la cola (fila) también tiene su encanto, porque mientras uno espera conversa y ve pasar a la gente, aunque francamente el calor conspira contra ese disfrute", señaló Peralta.

Caridad Hernández intervino en la conversación para afirmar risueña que ella, que tiene 50 años, visita la heladería "desde que era una niña", además de reafirmar su gusto por el helado.

"Ahora vengo con la niña, que tiene 14 años, y me tomo mi helado tranquila antes de seguir de paseo", afirmó.

Abierta en junio de 1966, Coppelia es una de las heladerías más grandes del mundo y su edificio fue diseñado por el prestigioso arquitecto cubano, Mario Girona (1924-2008), con notable influencia del modernismo italiano y sudamericano.

En el sitio estaba desde 1886 el Hospital Reina Mercedes, demolido en 1954 con la intención de edificar otro sanatorio, pero finalmente se proyectó levantar un edificio de 50 plantas, idea que nunca se materializó.

Imagen del 1 de agosto de 2019 de personas esperando en una fila de bajo la lluvia para entrar en la heladería Coppelia, situada en uno de los sitios más céntricos de la ciudad, La Rampa, en la localidad del Vedado, en La Habana, capital de Cuba. Símbolo de la ciudad y punto de reunión de muchos, Coppelia, la gigantesca heladería de La Habana, es considerada como la "catedral del helado" en Cuba. (Xinhua/Joaquín Hernández)

Imagen del 1 de agosto de 2019 de personas esperando en una fila de bajo la lluvia para entrar en la heladería Coppelia, situada en uno de los sitios más céntricos de la ciudad, La Rampa, en la localidad del Vedado, en La Habana, capital de Cuba. Símbolo de la ciudad y punto de reunión de muchos, Coppelia, la gigantesca heladería de La Habana, es considerada como la "catedral del helado" en Cuba. (Xinhua/Joaquín Hernández)

Posteriormente, allí se erigió el parque del Instituto Nacional de la Industria Turística (INIT), un bello pabellón de promoción de la llamada industria del ocio, donde se reprodujeron pequeñas montañas, un lago artificial, un escenario flotante, surtidores de agua, cafetería, bar y un restaurante para 500 comensales.

Tras un año de exitoso funcionamiento, el parque del INIT fue desactivado y en su lugar quedó, al aprovechar algunas de sus instalaciones, el Centro Recreativo Nocturnal.

El gobierno decidió luego construir un centro de amplia aceptación social, y a instancias del entonces primer ministro Fidel Castro, se edificó la heladería con capacidad para poco más de 700 comensales y una variedad de medio centenar de sabores.

Desde su apertura, Coppelia pasó a ser un punto de atracción especial para la juventud, al imponer una tradición que aún se conserva, la de compartir mesa entre desconocidos, siempre que haya lugar libre.

Buena parte del movimiento intelectual cubano tuvo y aún tiene presencia permanente en la heladería.

En el lugar eran habituales el trovador Silvio Rodríguez, los poetas Víctor Casaus y Luis Rogelio Nogueras, el salsero Juan Formell o la diva del Buena Vista Social Club, Omara Portuondo, por solo citar algunos.

La laureada película cubana "Fresa y Chocolate", dirigida en 1993 por Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío, dio realce internacional a la heladería, escenario de las primeras escenas de un filme clásico por su sensible acercamiento al complejo mundo de las relaciones interpersonales, los prejuicios y la necesidad de comunicación.

La llegada de la dura crisis económica de los 90 del pasado siglo, que en la isla denominan Período Especial, golpeó a la instalación no solo desde el punto de vista de la infraestructura, sino en los servicios y la cantidad de sabores ofertados, que descendió de manera drástica.

En abril último, la heladería fue cerrada y sometida a un profundo proceso de restauración, y de manera paralela se hizo una inversión millonaria para modernizar la fábrica de helados Coppelia, que ahora puede producir hasta 15 sabores.

Imagen del 1 de agosto de 2019 de dos niñas comiendo helado en la heladería Coppelia, situada en uno de los sitios más céntricos de la ciudad, La Rampa, en la localidad del Vedado, en La Habana, capital de Cuba. Símbolo de la ciudad y punto de reunión de muchos, Coppelia, la gigantesca heladería de La Habana, es considerada como la "catedral del helado" en Cuba. (Xinhua/Joaquín Hernández)

Imagen del 1 de agosto de 2019 de dos niñas comiendo helado en la heladería Coppelia, situada en uno de los sitios más céntricos de la ciudad, La Rampa, en la localidad del Vedado, en La Habana, capital de Cuba. Símbolo de la ciudad y punto de reunión de muchos, Coppelia, la gigantesca heladería de La Habana, es considerada como la "catedral del helado" en Cuba. (Xinhua/Joaquín Hernández)

Los cubanos no pasaron por alto esa renovación y con la reapertura hace poco más de un mes, que coincidió con el inicio del período de vacaciones escolares, se lanzaron en masa sobre los demandados helados.

"Esta es una instalación que tiene historia de hace muchos años, que ha servido a muchas personas que vienen a enamorarse, a compartir, a degustar del sabor de un helado de alta calidad", dijo el director de la heladería, Amaury Martínez.

El directivo explicó de esa manera la constante afluencia de público que hace que cada día se atienda a más de 7.000 personas, aunque los fines de semana la cifra supera los 11.000.

La constante entrada de gente demuestra la permanencia del lugar en el gusto popular, ahora que Coppelia hace esfuerzos por recuperar su viejo lustre, pero sobre todo por seguir siendo la "catedral del helado" en Cuba.

Informaciones relacionadas

Share

Los más leídos