Órgano de tubos estadounidense refuerza vínculos culturales entre músicos del mundo

Xinhua 2017-11-10 18:29:07
Comment
Share
Share this with Close
Messenger Messenger Pinterest LinkedIn WeChat

    Con sus dedos correteando por el teclado de cuatro niveles y balanceando su   cabeza al ritmo de la música, Fang Site se sienta delante de un órgano de tubos   de cuatro plantas, y cautiva a la audiencia.

Órgano de tubos estadounidense refuerza vínculos culturales entre músicos del mundo

Órgano de tubos estadounidense refuerza vínculos culturales entre músicos del mundo

  El instrumento es el mayor   órgano de tubos en la parte continental de China. Está siendo restaurado y Fang,   de 34 años, lo tocó para los huéspedes en la Cumbre de BRICS que se celebró en   septiembre en Xiamen, ciudad de la provincia oriental china de Fujian.
    Ahora la restauración está casi terminada y Fang compartirá las historias del   famoso instrumento y de su pueblo natal junto con músicos de todo el mundo.
    El órgano de tubos Casavant Opus 700, de 13 metros de alto, 12,5 de largo y 35   toneladas de peso, fue construido en 1917 bajo la supervisión del organista   estadounidense, Lynnwood Farnam.
  "El órgano es muy famoso en Estados   Unidos", asegura Justin Berg, un organista estadounidense. "Muchos organistas lo   han tocado o escuchado música interpretada en él", añade.
  Berg vio por   primera vez el órgano en la Iglesia de Emmanuel en Boston, donde se celebran   muchos conciertos famosos.
  En 2007, Hu Youyi, un pianista australiano de   origen chino, compró el órgano de la iglesia y lo donó a su hogar ancestral, la   isla de Gulangyu en Xiamen, donde se construyó especialmente un museo para   guardarlo.
  El órgano fue desmantelado y empacado en cinco contenedores y   llegó a Xiamen tras un viaje de tres semanas.
  Fang, curadora del museo,   organizará el mes que viene un evento para celebrar el centenario del órgano, e   invitará a músicos de todo el mundo a Gulangyu.
  "Los visitantes no solo   experimentarán la música del majestuoso órgano, sino también la cultura musical   local", apunta Fang.
  Gulangyu fue incluido por la UNESCO en el Patrimonio   Cultural de la Humanidad en julio de 2017, por su arquitectura variada y su   historia multicultural. Además, tiene la fama de ser una "isla de la música",   pues es hogar de muchos intérpretes y autores sobresalientes chinos.
  "La   música siempre ha sido una parte de la historia de Gulangyu, que ha inspirado a   muchas viejas generaciones de músicos, como Hu, a participar en ella", señala   Fang.
  Hu, quien falleció en 2013, gastó la mayor parte de su dinero en   coleccionar pianos y órganos que donó a Gulangyu para establecer el primer museo   de pianos y órganos de China.
  Los órganos son menos comunes en China que en   Estados Unidos, pero a juicio de Fang, es un buen método para mejorar el   entendimiento mutuo.
  Berg visitó Gulangyu en septiembre, a invitación de   Fang. "Viendo aquí el Casavant es como ver a un viejo amigo", apunta.

  Para   promover aún más el intercambio cultural, Fang planea invitar a organistas de   Boston en aras de compartir la historia de Casavant y quiere convertir en un   musical la historia de la adquisición del órgano por Hu. 

(Sofia Wang)

Informaciones relacionadas

Share

Los más leídos