Opinión: China nunca manipula su divisa-Espanol

Opinión: China nunca manipula su divisa

2018-08-04 16:42:31
Comment
Share
Share this with Close
Messenger Messenger Pinterest LinkedIn WeChat

Nota del editor: Liu Zhiqing es miembro senior del Instituto Chongyang de la Universidad de Renmin. El artículo refleja la opinión del autor y no necesariamente la postura de CGTN.


Que “China es un manipulador de divisas” es una mentira propagada por Estados Unidos durante muchos años. Nos resulta muy interesante que cada vez que EE. UU. se encuentra con problemas económicos tiende a culpar a China de manipulador de divisas e incluso amenaza con castigarle.

Opinión: China nunca manipula su divisa

Este hecho siempre me recuerda a las palabras del famoso escritor estadounidense Mark Twain: “Una mentira puede viajar por medio mundo mientras la verdad está poniéndose los zapatos”.

Y ese es exactamente el caso cuando EE. UU. intenta acusar a China de ser un país que manipula su divisa. Se trata de un abuso descarado contra China.

El hecho es que China nunca ha utilizado el valor del RMB como una “herramienta” o “arma” para solucionar los problemas económicos a los que el país se ha enfrentado en los últimas cuatro décadas.

China nunca se ha aprovechado de las crisis de otros países para desarrollar su economía. Aún nos acordamos de lo que hizo China durante la crisis financiera en Asia en los 90. China no devaluó su divisa para protegerse, y lo mismo ocurrió durante las crisis financieras en Rusia y México.

Cuando la crisis financiera de las hipotecas subprime estalló en 2008 en EE. UU. China, de nuevo, tomó el papel del “bombero” o del que “extingue el fuego” para proteger a EE. UU. y al resto del mundo de su caída hacia un estrepitoso desastre. China podría haber aprovechado esa gran oportunidad para devaluar su divisa y de ese modo darle un duro golpe a la economía estadounidense. Afortunadamente, China se mantuvo fiel a su naturaleza y con honestidad y  responsabilidad ayudó a esos países que sufrieron la crisis financiera de EE. UU.

De modo que no hay ninguna razón para tildar a China de “manipulador de divisas”. China se adhiere a su principio de “ganar dinero a través de herramientas adecuadas”. La manipulación de divisas es un crimen financiero que todo el mundo debe condenar con dureza.

Para explicar la depreciación del RMB en los últimos días debemos echar un vistazo a las siguientes razones.

En primer lugar, la presión en los mercados refleja la necesidad de una depreciación. Desde que EE. UU. anunció su retirada del pacto nuclear con Irán, la industria del crudo en todo el mundo se ha enfrentado a difíciles retos y el precio del crudo se encuentra en continua fluctuación. Esta situación ha provocado “miedos” en el mercado del petróleo que han dado lugar a una prudente depreciación del RMB para mantener el equilibrio de las importaciones y exportaciones en el mercado global. El coste laboral y las cuotas de producción también han dado lugar a una fluctuación en la divisa y el control de flujos de capital en los últimos meses ha contribuido también a la depreciación del RMB.

Segundo, en línea con la “guerra arancelaria” iniciada por EE. UU. contra China que crea incertidumbre en el mercado global y daña a China como una economía exportadora, el valor del RMB se ha depreciado para cumplir con los requisitos del mercado. Esta ronda de depreciaciones es más o menos como la reacción repentina que sufrimos al enfermar; el cuerpo inmediatamente activa una “respuesta inmunitaria”.

Por último, la principal razón de la depreciación del RMB se debe a un dólar fuerte. Hemos notado cómo las otras principales divisas del FMI han experimentado una depreciación similar en los últimos meses. Esto demuestra que el dólar estadounidense se ha vuelto demasiado fuerte y ha normalizado la devaluación de otras divisas. Claro que la economía de EE. UU. está mejorando. Su PIB creció un 3,9% en el último mes y esta recuperación ha demostrado signos buenos y positivos en el mercado global, pero tal florecimiento está limitado por una “guerra comercial” que podría acabar en una “guerra de divisas”. La incertidumbre y las heridas que han causado la depreciación del RMB podrían continuar hasta que se enfríe el “calor de la guerra comercial”.

En realidad, la depreciación no siempre contribuye a una economía sana porque impactará definitivamente en las importaciones y significará que China tiene que pagar mucho más para comprar la misma cantidad de productos de otros países. No contribuye al desarrollo de China a largo plazo.

EE. UU. ha tomado la política EC para mantener el valor de su divisa y reducir la tasa de interés durante mucho años, lo que era posible hasta el año pasado. Esta acción también podría verse como una “manipulación de divisas”. Pero China ha mantenido la promesa y los compromisos que hizo al entrar en la OMC al tiempo que ha desempeñado su papel como un “país estable y serio” con el que negociar la situación y desafíos del futuro.

China seguirá siendo el país en el que más se puede confiar del mundo para estabilizar la economía global y apoyar al mundo con el que “construir una sociedad común con una prosperidad compartida”.

Informaciones relacionadas

Share

Los más leídos