​Proyecto de ley de supervisión prepara el camino para creación de red anticorrupción unificada y dirigida por Partido

Xinhua 2018-03-13 14:59:07
Comment
Share
Share this with Close
Messenger Messenger Pinterest LinkedIn WeChat

  El proyecto de ley de supervisión de China fue entregado este martes para su   tercera lectura al legislativo nacional, con el fin de establecer una red de   supervisión centralizada, unificada, con autoridad y eficiente bajo el liderazgo   del Partido Comunista de China (PCCh).
  Se espera que la nueva ley, una   parte esencial de la reforma de los órganos de supervisión de China, sea una   norma fundamental y de guía contra la corrupción y para la supervisión estatal,   dijo Li Jianguo, vicepresidente del Comité Permanente de la XII Asamblea Popular   Nacional (APN), al explicar el proyecto a la XIII APN.

Proyecto de ley de supervisión prepara el camino para creación de red anticorrupción unificada y dirigida por Partido

  La ley tiene como   objetivo fortalecer el liderazgo del Partido en las campañas contra la   corrupción, destacó.
  De acuerdo con el proyecto, se establecen nuevas   comisiones de supervisión a nivel nacional, provincial, municipal y de distrito.   Encargadas de abordar los delitos relacionados con el desempeño del empleo, las   comisiones ejercerán el poder de supervisión independientemente y no estarán   sujetas a interferencias del gobierno, organizaciones sociales o   individuos.
  Se encargarán de supervisar a los funcionarios estatales,   investigar casos de corrupción como cohecho, malversación y abuso del poder,   imponer sanciones administrativas a los funcionarios corruptos y trasladar los   casos que deban tratarse por la vía penal a las fiscalías, según el   proyecto.
  "Frente a una situación dura y complicada, las instituciones de   supervisión actuales no pueden satisfacer las demandas de la batalla contra la   corrupción y la campaña para limpiar el Partido", señaló Li.
  Con el antiguo   sistema, la red de control disciplinario del Partido supervisaba a todos los   miembros del PCCh, mientras que las agencias de supervisión administrativa se   encargaban de los funcionarios públicos, lo que dejaba a un considerable número   de funcionarios estatales sin supervisión.
  El poder de supervisión también   estaba dividido entre tres tipos de agencias, de forma que los órganos de   control disciplinario del Partido regulaban a los miembros del PCCh de acuerdo   con sus reglas; los administrativos supervisaban a los funcionarios según la ley   de supervisión administrativa, y las fiscalías procesaban a los funcionarios   estatales sospechosos de corrupción de acuerdo con la ley de procedimiento   penal.
  "Estas agencias, con un poder dividido y que se solapaba, no estaban   funcionando en harmonía", consideró Li, que agregó que las fiscalías, que no   solo investigan sino que también procesan, no estaban bajo una supervisión   efectiva.
  Tras la reforma, las divisiones de supervisión, control de la   corrupción y prevención dependientes del gobierno y las fiscalías se fusionan,   con lo que se unen los recursos anticorrupción.
  La nueva ley también tiene   como objetivo legalizar un sistema unificado de supervisión estatal y el control   disciplinario del Partido.
  Dado que el 80 por ciento de los funcionarios   públicos y el 95 por ciento de los altos funcionarios son miembros del PCCh, las   tareas de la inspección interna del Partido y la supervisión estatal se solapan   en gran medida, lo que exige un sistema más unificado, indicó Li.
  Las   nuevas comisiones de supervisión compartirán personal y oficinas con las   agencias de control disciplinario del Partido.
  El proyecto de ley ha   incorporado las prácticas de la reforma piloto del sistema de supervisión, que   se inició en Beijing, Shanxi y Zhejiang en diciembre de 2016 y después se amplió   a todo el país en noviembre de 2017, dijo Li.
  Entre las novedades figura un   nuevo sistema de detención que ha sido introducido para sustituir al   "shuanggui", una práctica interna del Partido que aplicaban los funcionarios   encargados de la disciplina y según la cual un miembro del PCCh que estuviese   siendo investigado debía cooperar en los interrogatorios en un lugar y hora   determinados.
  "Reemplazar el 'shuanggui' con una detención rigurosamente   regulada ayudará a solucionar un persistente problema legal", explicó Li. "Esto   ha mostrado nuestra resolución y confianza en hacer realidad una gobernación   integral según la ley", afirmó.

  Ya se han establecido comisiones de   supervisión a nivel provincial, municipal y de distrito en todo el país.


(Espe)

Informaciones relacionadas

Share

Los más leídos