Erhu
CRI

       

En China, los instrumentos musicales más difundidos en el pueblo son los instrumentos de viento, de percusión y de cuerda. El Erh-Hu es, precisamente, un instrumento de cuerda y de arco, llamado en español Violín Chino de dos cuerdas, por algunas de sus similitudes con el violín occidental.

A lo largo de su existencia, desde su origen hasta hoy, el Erh-ju ha experimentado muchas innovaciones en su forma, en los materiales de que está hecho y en sus componentes, con excepción de seis, que son considerados los principales en su estructura. Estos componentes, son: la caja de resonancia, el mango, el clavijero, las cuerdas, el muelle de soporte de las cuerdas y el arco. La caja de resonancia suele tener forma redonda, hexagonal u octogonal y uno de sus extremos está cubierto por un trazo de piel de boa; el otro extremo se cierra con una tablilla de madera con calados ornamentales de madera. La calidad de la piel de la boa determina la calidad del sonido del instrumento, pues es el elemento donde éste vibra. El mango remata en una clavija que suele tener la forma de una cabeza curvada. Igual que la caja de resonancia, tanto el mango como el clavijero están hechos de caoba. Hoy, las cuerdas son de metal o de nylón. El muelle que levanta las cuerdas y el clavijero pueden ser movibles o fijos.

El arco es también de madera y sus filamentos están hechos de crin de caballo. Igual que en el violín occidental, los filamentos del arco, al rozar las cuerdas, las hace vibrar y esta vibración es el sonido que luego es modulado en melodía en la presión de los dedos.

Al hablar del Erhu, siempre surge en la memoria el nombre de un músico popular chino: Ah Bin. Hay un solo de Erh-ju, creado por Ah Bin, que es muy popular en China desde hace varias décadas. Tanto se conoce, que la gente escucha con emoción la melodía, sea ejecutada por un profesional o por cualquier aficionado. Ah Bin nació en 1893 en la ciudad de Wuxi, provincia de Jiangsu. Al quedar huérfano cuando aún era un niño, un taoista, muy hábil en la ejecución de diversos instrumentos musicales se hizo cargo de él.

Ah Bin se cultivó en la música, de modo que a los 18 años, ya era reconocido como un diestro ejecutante de instrumentos musicales. Al principio, Ah Bin actuaba en una orquesta de músicos taoistas, pero al poco tiempo fue expulsado de ella por los taoistas que veían en él una vergüenza para la orquesta porque Ah Bin solía actuar en orquestas callejeras ante el público. Hacía esto, con la más grande inocencia, sin intención de ofender a su congregasión de taoistas, sólo llevado por su gran afición a la música y su cariño a la gente del pueblo. Ah Bin se vio obligado a vagabundear y a vivir de su arte en las calles de la ciudad de Wuxi.

Desafortunadamente, al poco tiempo, un padecimiento no curado a tiempo, le privó de la vista y quedó ciego cuando sólo tenía 35 años de edad. La vida se hizo más amarga para el músico ciego. Dormía en las noches en un templo abandonado y de día ofrecía sus conciertos en las calles. En 1937, dentro del marco de la guerra de agresión desencadenada por el imperialismo japonés contra China, los invasores ocuparon la ciudad de Wuxi. Sin embargo, la violencia enemiga no pudo acallar la voz de Ah Bin. Haciendo caso omiso de las repetidas advertencias del enemigo, narraba en sus canciones, relatos de la lucha del pueblo chino contra las agresiones japonesas.

La Guerra de resistencia contra el Japón triunfó en 1945. Pero la victoria no le trajo felicidad al músico ciego, pues las fuerzas del Guomingdang, que tenían el poder del país en aquella época, desataron una guerra civil. El pueblo chino fue otra vez lanzado al abismo de los sufrimientos. En 1949, cuando el Ejército Popular de Liberación de China emancipó la ciudad de Wuxi, este pobre artista encontró alivio en su vida gracias a la sensibilidad del gobierno popular local.

Al año siguiente, es decir, en el verano de 1950, dos profesores del Instituto de Música de China fueron a Wuxi, exclusivamente para visitar a Ah Bin. Ellos le hicieron grabar tres piezas en solo de Erh-ju y tres en solo de Piba, otro instrumento tradicional de China. Lamentablemente la grabación no resultó buena debido a las malas condiciones del estudio.

Los dos profesores decidieron reunirse medio año después con Ah Bin para grabar toda la música creada e interpretada por él, más de doscientas piezas, pero, desgraciadamente, aquel invierno el artista falleció. Su desaparición fue una gran pérdida para la música nacional de China. Ahora, les voy a hablar sobre un solo de Erh-ju "Manantial bajo la Luna", creado por Ah Bin, cuando ya había perdido la vista. La pieza musical evoca el ameno panorama nocturno de la fuente:

aguas transparentes, la luna nueva y las estrellas que se reflejan en ellas; como una narracion, que cautiva y extasía al auditorio.

Y bien amigos, espero les haya gustado nuestro comentario sobre el Erh-hu, instrumento musical típicamente chino de dos cuerdas y acerca de uno de sus reconocidos intérpretes:Ah Bin, un músico de nuestro país.



  Música en Línea: 《Cantan Pájaros en una Montaña Tranquila