Grutas de Mogao
CRI
Las célebres Grutas de Mogao ofrecen el mayor conjunto de obras de arte budistas del mundo y el que ha llegado hasta nuestro días en mejor estado de conservación. En reconocimiento de todo ello, en 1987 la Unesco las incluyó en el Patrimonio Mundial, cuya Comisión comentó lo siguiente: "las Grutas de Mogao son famosas en el mundo entero por sus milenarias estatuas y murales budistas". Hoy nos detenemos en esta parte del Patrimonio Mundial para ofrecerles un visión general del mismo.

En las afueras de Dunhuang, ciudad de la provincia suroccidental de Gansu, se levanta la montaña de Minshashan. En la pared de uno de sus precipicios, a lo largo de dos kilómetros y dispuestas de norte a sur en 5 hileras, se excavaron antiguamente innumerables cuevas. Son las grutas de Mogao, justamente conocidas en todo el mundo.

Las primeras cuevas se excavaron en el año 366. Su número fue aumentando sin cesar durante varias dinastías feudales y en el siglo 7, es decir, en la dinastía Tang, ya había más de mil. De ahí que las grutas de Mogao se conozcan también como "Las Mil Cuevas Budistas".

Al mismo tiempo que se abrían las cuevas, su interior iba llenándose de pinturas murales y de estatuas de Buda. En las grutas de Mogao, situadas en un punto estratégico de la Ruta de la Seda, principal vía de comunicación y comercio entre Oriente y Occidente, convergían distintas corrientes religiosas, culturales, artísticas e intelectuales. Así, aquel lugar se convirtió en un crisol donde se mezclaron fructíferamente formas y estilos artísticos chinos y foráneos, dando lugar a un verdadero tesoro de obras de arte.

 

 

Debido al paso del tiempo y a las acciones del ser humano, hasta nuestros días sólo han llegado a 500 grutas. Sin embargo, en ellas todavía se conservan unos 50 mil metros cuadrados de murales y algo más de 2 mil esculturas. Contemplar estas esculturas es como visitar un museo y ver la evolución de la indumentaria y los estilos escultóricos. Colocadas una junto a otra, las magníficas pinturas murales de la Grutas de Mogao formaría una galería de unos 30 kilómetros largo.

Los murales son en su mayor parte de temática budista: retratos de budas y divinidades, narraciones de los sutras expuestas mediante la sucesión de pequeñas escenas, huellas de personajes budistas históricos y mitológicos difundidos desde la India, China y Asia Central, etc. Por lo demás, los murales nos ofrecen numerosos detalles sobre la historia de la vida cotidiana, el vestuario, la arquitectura, la música, la danza y hasta las artes acrobáticas. A todo ello hay que añadir diversos testimonios de los intercambios culturales entre China y el exterior a lo largo de varios siglos. Se comprende así que los estudiosos occidentales consideren estas cuevas como una biblioteca escrita en la pared de un precipicio.

Las Grutas de Mogao vivieron su peor momento, el de la grave pérdida de reliquias culturales, en un periodo relativamente reciente de la historia de China.

En 1900 se descubrió casualmente una cámara secreta a la que más tarde se llamó "Cueva de los Sutras". De 3 metros de profundidad y 3 de ancho, en ella se hallaron más de 50 mil antigüedades, entre ellas documentos, sutras, bordados y retratos de Buda en seda. Estas reliquias culturales pertenecen al periodo comprendido entre los siglos 4 y 11. Su contenido abarca casi a todos los aspectos de las sociedades de China y Asia Central y Meridional: historia, geografía, política, asuntos militares, lenguas, sistemas de escritura, literatura y arte, religión, ciencia, medicina... Por eso esta cueva se conoce también con el sobrenombre de "enciclopedia de la antigüedad media" (siglos 4 a 9).

Pero tras el hallazgo de la "Cueva de los Sutras", la ciudad de Dunhuang fue invadida por aventureros de diversas nacionalidades. En apenas 20 años, desaparecieron cerca de 40 mil tomos de sutras, así como incontables murales y esculturas de gran valor, infligiendo así daños irreparables a la Grutas de Mogao. Las reliquias conservadas actualmente en Gran Bretaña, Francia, Rusia, la India, Alemania, Dinamarca, Suecia, Corea del Sur, Finlandia, EE.UU. y otros países constituyen las dos terceras partes de lo que contenía la mencionada cueva.

A raíz del hallazgo de la "Cueva de los Sutras", un grupo de eruditos chinos comenzó a estudiar los documentos de Dunhuang. Los primeros resultados de sus investigaciones se publicaron en 1910, año que marca el nacimiento de una nueva disciplina: la dunhuanglogía o ciencia de Dunhuang. En las últimas décadas, investigadores de varios países han mostrado un gran interés por el arte de Dunhuang y lo han estudiado sin cesar. Los especialistas chinos, por su parte, han logrado importantes avances en este campo.

Consciente de que las Grutas de Mogao son joyas inapreciables de la civilización china, nuestro Gobierno siempre les ha prestado una atención especial. Para proteger estas reliquias únicas, el gobierno chino construyó el Centro de Exposición Artística de Dunhuang al pie de la montaña de Sanweishan. En este centro, visitado cada vez por más turistas extranjeros, se exhiben reproducciones de parte del tesoro artístico hallado en la Grutas de Mogao.

Por otra parte, últimamente el Gobierno chino ha invertido 200 millones de yuanes en los trabajos preliminares de la obras de construcción de las "Grutas de Mogao Virtuales". Como su nombre indica, estas cuevas permitirán a quienes las visiten experimentar la sensación de que entran en las cuevas auténticas y ver claramente sus construcciones, esculturas y murales. Según los expertos, la construcción de las Grutas de Mogao Virtuales no solo contribuirá a evitar el deterioro de este antiguo tesoro del arte budista, sino que facilitará el registro y la conservación de las piezas que lo componen.