Ruta de la Seda
CRI

       

Se entiende por Ruta de la Seda el itinerario que en la antigüedad unió los imperios romano y chino, el camino por el que las sedas de Oriente llegaron a adornar los cuerpos de las elegantes damas romanas. Convencionalmente los extremos de la Ruta se sitúan en Roma y en la ciudad china de Xian (antigua Changan), y sus diversos ramales cruzan ciudades antaño fabulosas como Damasco, Bagdad o Samarkanda y accidentes geográficos con fama de insuperables, como el macizo del Pamir, con puertos de montaña de 5.000 m de altitud, o los desiertos del Gobi (que en mongol significa "lugar sin agua") y Taklamakán (cuyo nombre quiere decir "lugar donde entras pero no sales").

La Ruta de la Seda es uno de los escenarios más fascinantes para la aventura en estado puro, pero también para la aventura de la cultura; es el paraíso de la arqueología más romántica: ciudades perdidas en el desierto, estatuas colosales vestigio de civilizaciones desaparecidas, monumentales ruinas enterradas durante siglos, pápiros escritos en lenguas desconocidas... Por la Ruta han circulado en ambos sentidos los mercaderes, los soldados y los filósofos, es decir, el comercio, la guerra y las ideas. En el siglo II ad C el general y explorador chino Zhang Qian abrió el camino hacia el oeste para que quince siglos más tarde Marco Polo lo recorriese desde Europa hacia el Oriente. Alejandro Magno recorrió la Ruta conquistando territorios hacia el este y Gengis Khan lo hizo en sentido inverso. Crisol de la Historia y cuna de mil leyendas, en la Ruta se han encontrado tres grandes religiones: cristianismo, budismo e islam, y otras hoy desaparecidas, como el zoroastrismo.

       

El llamado corredor Hexi de 1000 km de longitud, situado entre la ladera norte de la cordillera de Quilian y el desierto del Gobi. Fue escenario de las luchas entre chinos y hunos y otras tribus nómadas por el control de la Ruta de la Seda.

En 1900 se descubrió en una cueva un lugar de culto budista, cerca de la ciudad de Dunhuang. En su interior se hallaron unos diez mil manuscritos, pinturas y documentos impresos en papel y seda, que datan del año 400 al 1000. Era el archivo de papel más antiguo y grande del mundo. El contenido de la cueva incluía muchos documentos únicos, incluyendo el libro impreso más antiguo del mundo (hacia 868). La mayoría estaba en chino, pero había una buena colección de documentos tibetanos, así como textos en uigur y otros idiomas.

Las colecciones más importantes de objetos arqueológicos hallados en Dunhuang consisten en diversos objetos, fechados desde aproximadamente el año 100 A.C. al 1200 D.C., incluyendo pinturas, murales, artefactos, monedas y manuscritos, estos últimos en una veintena de diversos idiomas y alfabetos. El tamaño y alcance de las colecciones, su fragilidad y la existencia de falsificaciones, ha supuesto que muchos de los manuscritos tengan todavía que ser estudiados detalladamente.

La desaparecida fortaleza de Khara-Khoto (castillo oscuro) situada en medio del desierto de Gobi. Durante el perídodo Han constituyó el puesto militar más avanzado en la frontera al norte de China, y mantuvo su posición hasta que a finales del siglo XII fue completamente destruida por Gengis Khan. En 1372 los ejércitos Ming reconquistaron la región y volvieron a destruir Khara-Khoto.

Loulan, situada en un sector estratégico de la Ruta de la Seda, al noroeste del lago Lop Nor, era una próspera ciudad atravesada por las caravanas de mercaderes, hasta que fue abandonada por razones desconocidas. Hay que destacar las momias halladas en antiguas tumbas, bien conservadas gracias a la sequedad del ambiente, que han permitido averiguar que muchas de las personas que habitaban en la ciudad tenían rasgos occidentales. En 1980, los arqueólogos encontraron en una de las tumbas un cuerpo de mujer de más de 3.800 años, en muy buenas condiciones, que fue denominado la Belleza de Loulan.

Antiguamente, el lago Lop Nor aparecía ubicado en diferentes lugares en los mapas. Pero no se trataba de errores de los cartógrafos: se comprobó que en realidad el lago cambiaba periódicamente de sitio. Un científico encontró la explicación: la región es muy llana y el río Tarim arrastraba sedimentos, cambiando su propio curso y la ubicación del lago. Una de las explicaciones de la desaparición de Loulan es que el cambio de curso del Tarim dejó a la ciudad sin agua potable. Desde los años 70 del siglo XX, la irracional explotación del agua ha dejado completamente seco el Lop Nor, desaparecido hoy de los mapas de forma definitiva.

La Ruta de la Seda se divide en dos ramales: norte y sur, para bordear el desierto cuyo nombre significa "donde entras pero no sales". Milan, Ruoqiang y Niya son ciudades que estuvieron situadas en oasis a lo largo de la antigua ruta del sur y que han ido desapareciendo bajo las arenas.