Acerca de CRI
CRI en español
Contacto
     
cri espanol.cri.cn
Página Inicial  |  Centro de Prensa  |  Radio en Línea  |  Enciclopedia Cultural  |  China en Imágenes  |  Participación  |  Guía de China  |  Servicios |  Antigua Versión
Redención

Por Mauricio Percara, 27-12-2015

En los tiempos del opio, los invasores franceses y británicos llegaron para saquear, destruir, quemar y efectuar otras acciones características de tantos pueblos considerados civilizados por auto proclamación. A la manera de los nobles, el Antiguo Palacio de Verano perdía para siempre gran parte de sus preciados tesoros o se conformaba apenas con los restos incompletos y manoseados de sus más grandes atractivos.

2015-12-28 10:35:15 CRI
Por Mauricio Percara

En los tiempos del opio, los invasores franceses y británicos llegaron para saquear, destruir, quemar y efectuar otras acciones características de tantos pueblos considerados civilizados por auto proclamación. A la manera de los nobles, el Antiguo Palacio de Verano perdía para siempre gran parte de sus preciados tesoros o se conformaba apenas con los restos incompletos y manoseados de sus más grandes atractivos.

El redentor moral llegó ecuánimemente desde Europa, con una filosa pluma en llamas y demostrando que la nacionalidad compartida es siempre una mera coincidencia y no una medida clasificatoria de buenos o malos. Ese reparador fue el gran Victor Hugo, denunciando con justeza y ante el mundo a los ladrones de museos.

El autor de Notre-Dame de Paris se convirtió en uno de los primeros escritores del otro lado del mundo en ser traducido y leído en las tierras de la seda. Su Zigu se encargó de pasar a caracteres la preciosidad de las letras de Les Miserables, obra que era seguida de manera fragmentada por los entusiasmados lectores de un diario de Shanghái en 1903. Luego otros traductores también se encargaron de dibujar con pictogramas el trabajo del emblemático autor francés, la labor del héroe honorable que llegaba desde la tierra de los devastadores de lo venerable.

En el sitio en el que sus pares franceses alguna vez posaron sus pies destructivos, hoy se eleva un busto radiante del gran Victor Hugo. Desde el Antiguo Palacio de Verano, los jardines del perfecto brillo, un francés justiciero posa su mirada de piedra en la nieve que cae obedientemente sobre el piso gastado de la capital del norte.

Artículos relacionados
Comentarios
Últimas actividades
Palabras más buscadas
Recomendados

 La comunidad internacional urge la protección de las vidas infantiles, para que los niños no sean afectados por las guerras o conflictos.

Imágenes
Lo último Lo más visto Comentado
China Radio International.CRI. All Rights Reserved.
16A Shijingshan Road, Beijing, China