CEDR de la ONU expresa preocupación por racismo en Japón
El CEDR expresó su preocupación por el predominio de las declaraciones y acciones racistas en Japón, durante una revisión de dos días que concluyó el jueves.
2014-08-22 14:29:52 CRI
El Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial (CEDR) expresó su preocupación por el predominio de las declaraciones y acciones racistas en Japón, durante una revisión de dos días que concluyó el jueves.  

Al terminar el análisis del informe periódico de Japón sobre su implementación de la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, el CEDR expresó su preocupación por las cuestiones de discriminación racial en ese país.  

Durante la revisión de dos días, el comité, un órgano de expertos independientes que supervisa la implementación de la convención por los Estados partes, dirigió su atención a la prevalencia de declaraciones y acciones racistas en Japón.

El CEDR observó que han ocurrido más de 360 casos de manifestaciones y discursos racistas en ese país asiático desde 2013.  

El comité preguntó sobre las acciones que ha tomado Japón para detener los discursos de odio y enfatizó que "a veces es necesario confrontar y castigar a los malhechores".

Un experto señaló que "existe un serio problema de discriminación racial en Japón".

El experto agregó que algunas organizaciones e individuos de extrema derecha utilizan los diarios, Internet, televisión y otros medios para difundir sus discursos de odio racistas, para degradar, acosar y provocar a los extranjeros de manera injustificada y dijo que incluso a veces cometen actos violentos contra ellos.

El experto también enfatizó que esos grupos de extrema derecha realizan manifestaciones e incluso izan las banderas militares japonesas usadas durante la Segunda Guerra Mundial con el fin de revivir el militarismo.

Sin embargo, las autoridades dejan impunes a tales grupos, los cuales se descontrolan cada vez más en sus prácticas, lo que deja a las víctimas sin acceso a la justicia porque las autoridades hacen caso omiso a sus quejas, señaló el experto.  

Además, algunos importantes políticos japoneses, incluyendo a ministros del gabinete, han hecho declaraciones racistas que buscan engañar al pueblo japonés y tergiversar la historia y difunden la llamada "teoría de la amenaza china", indicó el experto.

Algunos ministros hacen esto debido en parte a la falta de una ley especial contra la discriminación y a la ausencia de una institución nacional para los derechos humanos, explicó el experto.  

Otro experto criticó la cuestión de la esclavitud sexual conocida como las "mujeres de confort" de la época de la Segunda Guerra Mundial, la describió como "una violación continua" de los derechos humanos y criticó la negativa del gobierno japonés a dar el estatus de víctima a estas mujeres.  

El experto enfatizó que el gobierno japonés se negó a reconocer a las víctimas como esclavas sexuales y más bien aseguró que eran prostitutas de la época de la guerra, hecho que "causó una agonía indecible a estas mujeres".  

Las mujeres "y sus familias merecen el reconocimiento de su estatus de víctima y reparaciones", indicó el experto.

Además, un experto también expresó su preocupación por los informes de la vigilancia sistemática de los musulmanes en Japón y por la constante discriminación racial contra los coreanos en Japón, incluyendo declaraciones racistas explícitas y acciones contra niños que asisten a las escuelas coreanas.

El experto insistió en que retirar el apoyo a la matriculación para las escuelas coreanas en Japón "no sólo es una gran preocupación por privar a muchos niños de una educación adecuada, sino un símbolo de una mayor discriminación".  

En las conclusiones, el comité pidió a Japón adoptar una ley integral antidiscriminación para cerrar los vacíos en la legislación nacional, hacer frente a los discursos racistas de odio sin impedir el derecho de libre expresión e instalar de inmediato una institución nacional de los derechos humanos.

El CEDR también pidió a Japón mejorar la protección de los derechos de los grupos minoritarios coreanos, chinos y musulmanes en ese país.

Artículos relacionados
Comentarios