Ingreso de China a la OMC ha acelerado la reforma del sistema económico del país
El desarrollo de China en los últimos diez años es "uno de los grandes eventos en la historia humana", dijo Moore, quien fungió como director general de la OMC entre 1999 y 2002 y presenció el ingreso de China a esta organización comercial internacional, en diciembre de 2001.
Save and Share Tamaño de texto   2011-12-08 15:47:02 CRI

El ingreso de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC) constituye un hito importante para la reforma y apertura del país al exterior, así como para su desarrollo económico. Con el ingreso a la OMC, China ha abierto un nuevo camino de profundización de su proceso de reforma y apertura al exterior, y los diez años pasados han sido un decenio de desarrollo sostenido y acelerado, en los que la nación ha compartido prosperidad y ganancias con el resto del mundo.

El libro blanco, titulado "Comercio Exterior de China", y divulgado este miércoles por la Oficina de Información del Consejo de Estado de China, también indica que durante las últimas tres décadas, China ha adoptado gradualmente las prácticas internacionales de comercio y ha establecido un sistema de comercio exterior unificado, abierto y conciliable con las regulaciones del comercio multinacional.

Desde el inicio del proceso de reforma y apertura de China, en 1978, el sistema de comercio exterior del país ha completado la transformación de un sistema de planificación obligatoria a dar pleno juego al papel fundamental del mercado.

La entrada de China a la Organización Mundial del Comercio, en 2001, llevó la apertura del país hacia el exterior a un nuevo nivel, con la ampliación de esta política a la industria, agricultura y comercio de servicios, así como la aceleración de la facilitación y liberalización del comercio y la inversión, apunta el documento.

Para estimular el comercio exterior, China decidió recortar las tarifas y reducir las medidas no arancelarias, con lo que, hasta 2010, el nivel general de tarifas de China había caído al 9,8 por ciento, de acuerdo con el libro blanco.

China también ha implementado una serie de medidas para liberalizar el acceso a las operaciones de comercio exterior.

Hasta el pasado año, el país había cumplido con todos los compromisos hechos al momento de su ingreso a la OMC y sus esfuerzos han sido elogiados por la mayoría de los miembros de la organización, subraya el documento.

El ex director general de la OMC, Michael Moore, comentó recientemente, en Washington, sobre la entrada de China a la Organización Mundial del Comercio.

El desarrollo de China en los últimos diez años es "uno de los grandes eventos en la historia humana", dijo Moore, quien fungió como director general de la OMC entre 1999 y 2002 y presenció el ingreso de China a esta organización comercial internacional, en diciembre de 2001.

"Nunca en la historia de nuestra especie, tantas personas habían sido sacadas de la pobreza extrema. Hablamos de cientos de millones de personas. Una nueva clase media se está desarrollando. Esto es una cosa maravillosa", dijo Moore, quien ahora es embajador de Nueva Zelanda en Estados Unidos.

Hace diez años afirmó que, sin China, la OMC no sería una organización "mundial". Ahora vuelve sobre sus palabras: "sin China, no es una organización mundial del comercio, es la mitad del mundo".

Moore añadió que si China no hubiera sido admitida en la OMC, el mundo sería muy "peligroso" ahora.

"Qué tan inestable e impredecible sería el mundo, si China no estuviera consumiendo y comprando", se preguntó Moore, quien citó como ejemplo a su país, Nueva Zelanda, que ha evitado una recesión económica, en la práctica, debido al crecimiento del mercado chino.

"Así que cuando la gente se preocupa por la fuerza económica china, yo no me preocupo", manifestó. "Yo me preocupo si China se debilita", dijo.

Moore describió la entrada de China a la OMC no sólo como "lo más importante" de su gestión, sino también "lo más importante" en su "vida política".

"Ahora pienso que puedo permanecer con la idea de que, ciertamente, ésta fue la decisión económica más importante que Beijing ha tomado en 50 años", expresó.

Señaló que la entrada de China a la OMC no fue sólo "unirse al club o a un sindicato", sino que ello ha implicado "un cambio substancial y permanente".

Significó que China no estaría preparada para aceptar jugar bajo "un sistema de reglas" y someterse a los mecanismos para dirimir controversias en forma "imperativa", dijo Moore. "Esto es algo inmenso para China".

Artículos relacionados
Comentarios