Nuestra Emisora       Nuestro Departamento
Radio en LŪnea | Aula de Chino | China en ImŠgenes | Servicios | Versiůn antigua
 
PŠgina Inicial | Centro de Prensa | China Cultural | China Hoy | Bella Vida | Viajando por China
 

El sue√Īo ol√≠mpico de He Zhenliang

2008-12-18 16:04:42  spanish

Con la exitosa celebraci√≥n de los Juegos Ol√≠mpicos del 2008 en Beijing, China vio cumplido un sue√Īo que llevaba un siglo acariciando. Los chinos siempre asociar√°n el largo camino hacia la culminaci√≥n de este sue√Īo con su compatriota He Zhenliang, quien debido a sus valiosas aportaciones a la designaci√≥n de Beijing como ciudad organizadora de los Juegos de la XXIX Olimpiada es considerado uno de los grandes impulsores del olimpismo en China. No obstante, para He Zhenliang el cumplimiento del sue√Īo ol√≠mpico de los chinos es fruto del paso del tiempo y su m√©rito radica √ļnicamente en haber estado en el lugar adecuado en el momento oportuno. En nuestro programa de hoy, He Zhenliang repasa el modo en el que la suerte o la casualidad han determinado su relaci√≥n con las Olimpiadas.

La vinculaci√≥n de He Zhenliang con las Olimpiadas empez√≥ en 1952, a√Īo en que form√≥ parte como int√©rprete de la delegaci√≥n china participante en los Juegos celebrados en Helsinki, capital de Finlandia. Este fue el primer contacto de China y del propio He Zhenliang con las Olimpiadas.

"Recibimos la invitaci√≥n en la jornada inaugural los Juegos Ol√≠mpicos. Cuando los cuarenta miembros de nuestra delegaci√≥n llegamos a Helsinki, solamente faltaban cinco d√≠as para que se terminaran. Esta fue la primera vez que los deportista de la Rep√ļblica Popular China participaron en unas Olimpiadas."

En reconocimiento a su excelente desempe√Īo en los Juegos Ol√≠mpicos de Helsinki, en 1955 He Zhenliang fue destinado a la FDTC (Federaci√≥n Deportiva de Toda China), donde pas√≥ a encargarse de las relaciones exteriores, lo que le permiti√≥ estrechar sus relaciones con el movimiento ol√≠mpico. Pero el regreso de China a la gran familia ol√≠mpica no fue f√°cil. En vista de la negativa del COI (Comit√© Ol√≠mpico Internacional) a aceptar el principio de una sola China, en 1958, la FDTC rompi√≥ sus relaciones con dicho comit√©. La reanudaci√≥n de los contactos entre ambas partes se produjo en 1978, a√Īo en que China empez√≥ a aplicar su pol√≠tica de reforma y apertura al exterior.

En 1979, Deng Xiaoping declar√≥ que China deber√≠a no solo ingresar en el COI, sino participar en los Juegos Ol√≠mpicos e incluso organizarlos. Estas declaraciones del gran l√≠der chino conmovieron a He Zhenliang, quien a sus 50 a√Īos ocupaba los cargos de subsecretario general de la FDTC y del COC (Comit√© Ol√≠mpico de China). Fue tambi√©n en 1979 cuando, gracias a sus esfuerzos y a los de sus colegas, China recuper√≥ el lugar que le correspond√≠a leg√≠timamente dentro del COI. En 1981, He Zhenliang fue elegido miembro del COI, para en 1989 ser nombrado vicepresidente, el cargo de mayor rango desempe√Īado por un ciudadano chino dentro de esta organizaci√≥n deportiva internacional. Una de las constantes de la carrera de He Zhenliang ha sido el deseo de que China organizara unos Juegos Ol√≠mpicos.

"Para China, la significación de organizar unas Olimpiadas no se limita a los aspectos puramente deportivos, puesto que su celebración marca un hito en la historia de la nación."

A principios de la d√©cada de 1990, el sue√Īo ol√≠mpico de He Zhenliang avanz√≥ un nuevo paso hacia su cumplimiento. En la ceremonia de clausura de los XI Juegos Deportivos de Asia, disputados en 1990 en Beijing, un grupo de espectadores alz√≥ una pancarta en la que expresaban su deseo, compartido por todos los chinos, de que la capital del pa√≠s albergara unas Olimpiadas. Un a√Īo m√°s tarde, el Gobierno chino decidi√≥ apoyar la candidatura de Beijing a la organizaci√≥n de los Juegos Ol√≠mpicos del 2000. He Zhenliang, presidente del COC, fue designado vicepresidente permanente de la Comisi√≥n de la Candidatura de Beijing. Durante los tres a√Īos siguientes viaj√≥ por los cinco continentes, recorriendo una distancia equivalente a dar diez vueltas al mundo. A pesar de la dureza de su trabajo, He Zhenliang no se quejaba ni arrepent√≠a de nada.

"No combato solo. Si siguieran todo el proceso de elección de la ciudad organizadora, comprobarían que todos los departamentos apoyan nuestro trabajo al máximo y sentirían que 1300 millones de compatriotas están esperando los resultados. Entonces uno se da cuenta de que no lucha solo, de que tiene detrás a toda una poderosa colectividad apoyándole. En tales circunstancias, el entusiasmo y la pasión logran mitigar el cansancio físico y mental."

Sin embargo, a la candidatura de Beijing le faltaron dos votos para triunfar. Como es natural, He Zhenliang se sintió muy abatido.

"Al volver de Monte Carlo, reflexion√© sobre el porqu√© de la derrota de nuestra candidatura. Finalmente llegu√© a la conclusi√≥n de que la principal causa era que nuestro pa√≠s a√ļn no era suficientemente poderoso. Si nos dieran m√°s tiempo, el necesario para construir un pa√≠s mejor y m√°s influyente en el mundo, tendr√≠amos m√°s probabilidades de que nuestra candidatura ganara."

En 1998, se iniciaron oficialmente los trabajos para solicitar la organizaci√≥n de los Juegos Ol√≠mpicos del 2008. He Zhenliang, de 63 a√Īos, fue nombrado asesor de la Comisi√≥n de la Candidatura de Beijing. Despu√©s de tres duros a√Īos de trabajo, el 13 de julio del 2001, Juan Antonio Samaranch, presidente del COI, proclam√≥ la victoria de la candidatura de la capital china. En aquel hist√≥rico momento, He Zhenliang, convertido ya en un anciano de pelo blanco, no pudo contener las l√°grimas. En su opini√≥n, el sue√Īo ol√≠mpico de la naci√≥n china termin√≥ haci√©ndose realidad gracias a la pol√≠tica de reforma y apertura.

"No puede negarse que los organizadores de las Olimpiadas de Beijing se han esforzado al máximo; pero también es verdad que la clave de este éxito está en la política de reforma y apertura al exterior. Sin ella, no habríamos logrado que todo el mundo coincidiera en que los Juegos Olímpicos de Beijing fueron un éxito sin precedentes y excepcional."

Los Juegos de la 29ª Olimpiada se inauguraron el 8 de agosto del 2008 en el Estadio Nacional de China, conocido popularmente como el "Nido de Pájaro", con una ceremonia cuya magnitud y brillantez impresionaron a todo el mundo.

En esa fecha, el sue√Īo se convirti√≥ en realidad. Sentado en la tribuna presidencial, contemplando el cielo iluminado por los fuegos artificiales y compartiendo la alegr√≠a que viv√≠a todo el estadio, He Zhenliang se mostraba tranquilo.

"Muchas personas me preguntaron qu√© sent√≠a en aquellos momentos. Lo que sent√≠a era la tranquilidad de saber que, finalmente, despu√©s de cien a√Īos, los chinos ve√≠amos realizado nuestro sue√Īo; un sue√Īo que no se limita al √°mbito ol√≠mpico, sino que forma parte del sue√Īo de fortalecer nuestro pa√≠s. En este sentido, el cumplimiento del sue√Īo ol√≠mpico marca el inicio del futuro desarrollo de China."

Desde la juventud a la vejez, He Zhenliang, a lo largo de una vida marcada por el af√°n de traer las Olimpiadas a China, ha sido testigo de la emergencia del gigante asi√°tico en el escenario mundial. Al echar una mirada retrospectiva al camino recorrido durante medio siglo para hacer realidad este sue√Īo, He Zhenliang atribuye todos los m√©ritos a la √©poca en la que le ha tocado vivir.

"Tengo buena suerte y mejor suerte que los demás. Mi trabajo se ha visto coronado por un gran éxito situado en este periodo histórico tan especial, el mismo periodo en el que me encuentro yo. Por eso mi trabajo me ha salido bien y puedo decir que tengo mejor suerte que los demás."

He Zhenliang, actual presidente de la Comisi√≥n de Cultura y Educaci√≥n del COI, sigue viviendo ocupado con su sue√Īo ol√≠mpico.

Mi comentario sobre
Beijing 2008
China Radio International.CRI. All Rights Reserved.
16A Shijingshan Road, Beijing, China