Nuestra Emisora       Nuestro Departamento
Radio en LŪnea | Aula de Chino | China en ImŠgenes | Servicios | Versiůn antigua
 
PŠgina Inicial | Centro de Prensa | China Cultural | China Hoy | Bella Vida | Viajando por China
 

Tres historias sobre "la cuerda de instrucción"

2008-09-18 15:20:13  spanish

Para los atletas invidentes, los instructores juegan un papel trascendental en su carrera deportiva. Los momentos que pasan juntos producirán afecto y confianza sólidos entre ellos. Una cuerda de instrucción no sólo junta las dos manos, sino que también puede unir dos vidas. A continuación, vamos a conocer tres historias de "la cuerda de instrucción":

"Fraternidad m√°s all√° de la hermandad"

Jos√© Armando es un corredor de velocidad que tiene 35 a√Īos y proviene de Angola. Hace 10 a√Īos perdi√≥ la visi√≥n a consecuencia de una explosi√≥n en una mina, pero recuper√≥ la fe en la vida a trav√©s de deporte. Jos√© Armando consigui√≥ numerosos √©xitos en unos pocos a√Īos. Durante los Juegos Paral√≠mpicos de Atenas de 2004, obtuvo medallas de oro en la las pruebas de 100, 200 y 400 metros de clase T11, y estableci√≥ 3 nuevos r√©cords paral√≠mpicos.

Tras los Juegos Paralímpicos de Atenas, José Armando comenzó a recibir la colaboración de Abel Marith, su nuevo instructor. En un principio, la cooperación no resultaba fácil, porque cada uno tenía que ajustarse al otro; sobre todo Abel , tenía que adaptarse al ritmo de José Armando, que es un invidente. Con el avance de edad, José ya no estaba en plenitud de condiciones físicas, y le sería más difícil obtener resultados satisfactorios en los Juegos Paralímpicos de Beijing. Para que permaneciera en un buen estado, Abel le animaba en cada entrenamiento.

Abel dijo que sol√≠a hablar con Jos√© antes del entrenamiento, de manera que √©ste estuviera m√°s seguro de s√≠ mismo, porque seg√ļn este instructor, la preparaci√≥n psicol√≥gica constitu√≠a la base fundamental para que el entrenamiento surtiera el efecto satisfactorio.

Con la compan√≠a de Abel, Jos√© segu√≠a adelante en su camino de √©xitos. Gan√≥ la medalla de plata en la carrera de 100 metros de clase T11. Este resultado era incre√≠ble para un atleta de 35 a√Īos. En cuanto a esto, Armando expres√≥ que quer√≠a compartir esa gran felicidad con su instructor, Abel.

Abel y Jos√© son amigos inseparables en la pista de competencia y amigos fraternales y entra√Īables en la vida cotidiata. Como se parecen f√≠sicamente, muchos se equivocan y piensan que son hermanos. Ellos suelen pasear y viajar juntos. Cada vez que Jos√© quiere ir a un lugar, Abel lo lleva y lo trae de regreso en su propio coche. Jos√© siempre expresa mucha emoci√≥n cuando se refiere al cuidado y la ayuda que le ofrece Abel. En una ocasi√≥n, Jos√© dijo que la gente no se equivocaba, pues ellos eran hermanos de verdad. Abel ya es m√°s que un instructor o amigo para √©l, y le presta m√°s atenci√≥n y auxilio que sus padres.

José afirmó que quería continuar su carrera deportiva después de los Juegos Paralímpicos de Beijing y desea que Abel siguiera siendo su instructor.

"la cuerda de instrucción" nos combina en una familia.

Ana es una atleta brasile√Īa y particip√≥ en la carrera femenina de 100 metros de clase T12. Anteriormente, ella hab√≠a sido nadadora, pero en enero comenz√≥ a practicar el atletismo. El breve entrenamiento le dio la entrada a los Juegos Paral√≠mpicos de Beijing; as√≠ Ana acab√≥ por ganar el d√©cimo lugar en la carrera. A este √©xito, contribuy√≥ enormemente su instructor Rog√©rio Franco. Durante los d√≠as que practicaban juntos, no s√≥lo obtuvieron √©xitos en el deporte, sino tambi√©n frutos en el amor.

Ana y Rogério se conocieron a través del deporte. Cuando Ana era nadadora, Rogério había sido su entrenador. El le aconsejó practicar el atletismo y se convirtió en el instructor de Ana. Con el paso de tiempo, el entendimiento y la confianza mutua iban creciendo entre ellos y luego decidieron contraer matrimonio.

Antes de su matrimonio con Rogério, ella había sido una madre soltera. Para Ana, la vida resultaba difícil y desafortunada, pero no se rendía. Al contrario, tras la pérdida de vista, se volvía más tenaz ante las dificultades. Fue su tenacidad la que atrajo a Rogério y le llevó a casarse con ella, a pesar de la oposición que mostraban la familia y los amigos de él.

Rogério nos comentó que sus familiares no entendían la decisión que él había tomado, pues Ana era invidente y tenía una hija que cuidar. Sin embargo, él mismo sabía que la firmeza y tenacidad de Ana eran las cualidades que más le atraían y también las razones por las cuales decidió casarse con ella.

Desde el punto de vista de Ana, Rogério la respetaba y nunca la trataba como a una discapacitada. En ocasiones, la dejaba sola. Entonces, cuando su hija le avisaba, él recordaba que Ana era una discapacitada visual. Pero ella, se sentía muy bien cuando Rogério la trataba así. Ana nos dijo que tanto en el entrenamiento como en la vida cotidiana, para ella, Rogério constituía todo el mundo. La respetaba, la amaba y sin él, ella perdería todas las motivaciones.

Ahora, Ana y Rogério viven juntos y felices. Para Ana, Rogério y su hija son lo más importante de su vida, y va a planear con él el futuro de su familia.

"√Čl se ha esforzado m√°s que yo"

En el marat√≥n para los discapacitados visuales, el instructor debe acompa√Īar al atleta en todo el recorrido de 42.195 kil√≥metros. Eso significa que tiene que dedicar el mismo e incluso m√°s esfuerzo que el atleta.

Carlos Ferrera fue campe√≥n en el marat√≥n de clase B1 para los discapacitados visuales en los Juegos Paral√≠mpicos de S√≠dney. V√≠tor Rego se convirti√≥ en su instructor en 2001. En los siete a√Īos pasados, le acompa√Īaba en todos los momentos dif√≠ciles. Carlos sufri√≥ una lesi√≥n grave y se encontraba en reflujo en su carrera deportiva. En aquel momento, V√≠tor se presentaba m√°s preocupado que √©l mismo. Con una serie de tratamientos, Carlos se mejoraba poco y poco y se recuper√≥ un buen estado atl√©tico. Dijo que sin la ayuda y estimulo que le prestaba V√≠tor, no aguantar√≠a esos dolores.

Para Vítor, el trabajo como instructor era muy duro pero valía la pena. Aunque las medallas nunca les colgaban al pecho, podían disfrutar de la felicidad junto con los atletas. Además, cuando los atletas se superaban a sí mismo, ellos también lograban realizar su valor de vida.

Con el apoyo y ayuda de Vítor, Carlos vino a Beijing. Expresó en una ocasión su agradecimiento a su instructor. Dijo que los instructores eran los ojos que les guiaban adelante. Ellos tenían que dedicar el mismo e incluso más esfuerzo que los atletas

Mi comentario sobre
Beijing 2008
China Radio International.CRI. All Rights Reserved.
16A Shijingshan Road, Beijing, China