Esperanza aparece en los refugios tras el terremoto de Jiuzhaigou
2017-08-12 16:51:27 XINHUA-CRI

   En una aldea montañosa sacudida por el terremoto del pasado martes, Zhang Chao reparte tiendas entre los vecinos que deben acampar al aire libre.

  Un seísmo de magnitud 7,0 afectó al distrito de Jiuzhaigou, en la provincia suroccidental china de Sichuan, el martes por la noche y provocó la muerte de 24 personas y centenares de heridos.

  La aldea de Zhangzha está cerca del epicentro y tiene unos 1.000 habitantes.

  "Compramos muchas tiendas tras el terremoto y las transportamos hasta aquí el jueves por la mañana", indicó Zhang, de la Fundación de la Amistad, una organización no gubernamental con sede en Jiangsu.

  Se unió a los trabajadores enviados por el gobierno para las tareas de socorro y a otros voluntarios para atender las necesidades de los vecinos de la zona afectada.

  Zhang señaló que sus colegas permanecerán allí durante un mes.

  You Zhongta, de 40 años, es uno de los residentes de Zhangzha. Antes de que se produjese el terremoto tenía una casa de huéspedes con 28 habitaciones, que estuvieron completas todos los días desde que comenzaron las vacaciones de verano.

  La mayor parte de los vecinos dependen del turismo. Jiuzhaigou es un parque nacional de primer nivel de China y un sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, conocido por sus espectaculares cascadas, las aguas prístinas de sus lagos de meseta y las formaciones kársticas.

  Dentro del sitio no están permitidos los alojamientos y los turistas suelen quedarse en las aldeas cercanas, con lo que se crean oportunidades de negocio para los locales.

  "El terremoto dañó básicamente todas las casas de la aldea y no nos quedó otra elección que acampar en el exterior, en las montañas", manifestó You.

  Los equipos de rescate evacuaron a decenas de miles de turistas, pero no se olvidaron de los vecinos que sufrieron las mayores pérdidas.

  El gobierno organizó a los habitantes para que abandonasen las viviendas dañadas por miedo a réplicas del temblor.

  Pronto se comenzaron a distribuir los materiales de alivio, incluidas tiendas, mantas, agua purificada, fideos instantáneos, arroz y salchichas.

  "Aún no se ha restaurado el suministro eléctrico y el de agua es escaso", dijo Suo Langman, de 35 años. "Pero tengo confianza en el gobierno y creo que nos van a sacar de estos problemas muy pronto", declaró.

  En la aldea de Zhangzha, Hu Yushu prepara fideos y reparte bebidas de forma gratuita entre los trabajadores de rescate y los vecinos cuyas casas han quedado dañadas. A sus 46 años, tiene un supermercado en la aldea, que también presenta daños tras el seísmo.

  "Quiero hacer algo para ayudar a los trabajadores de rescate y a los aldeanos", manifestó Hu.

  La tienda de fideos de Ge Daofeng quedó destruida por el terremoto. "El sismo me causó unas pérdidas económicas directas de unos seis millones de yuanes", dijo. A pesar de ello, donó 10 cajas de agua purificada, 30 de arroz y 20 de fideos instantáneos a los residentes de la zona.

  "Podría llevar un año o dos que se recupere la aldea", señaló Ge. "Pero creo que, con la ayuda del gobierno y el Partido, lo conseguiremos", manifestó.

Recomendamos

China Radio International.CRI. All Rights Reserved.
16A Shijingshan Road, Beijing, China