El Palacio Rural del Adolescente: Enriquecer la vida de los niños de la zona montañosa y materializar sueños
2017-07-06 16:58:10 CRI

En la Escuela Primaria No. 4 de Hezuo de la prefectura autónoma tibetana del sur de la provincia de Gansu, exceptuando la clase de chino mandarín, que es una clase bilingüe, las demás clases son dadas en lenguas tibetanas. Los más de mil alumnos pertenecen a la etnia tibetana. Al entrar en el campus, sentimos la alegría y la simpleza de los niños tibetanos.

A las 4 de la tarde, los instructores del Palacio Rural del Adolescente vienen a dar clases a los estudiantes de la escuela. En el campo deportivo, los niños se visten con trajes étnicos muy coloridos, y bailan el Guo Zhuang, una danza folklórica tibetana, al compás de la música. La danza Guo Zhuang, que originalmente se baila entre los participantes en un círculo, es transformada en una matriz para que participen más alumnos. E, incluso, la danza Guo Zhuang se ha convertido en la actividad recreativa favorita de los estudiantes, sustituyendo la gimnasia. Además, las salas de pintura, de baile, de música y de caligrafía también están llenas de las risas de los niños.

El Palacio Rural del Adolescente de la Escuela Primaria No.4 de Hezuo se construyó en 2012 con inversiones de la Oficina de Civilización de la Provincia de Gansu, desde entonces se ha convertido en el sitio preferido por los alumnos para asistir después de clase. El director de la escuela, Zhang Hongrong, indicó que los maestros se han dedicado mucho a dicho proyecto. Después de unos años de práctica, el Palacio del Adolescente está en buen camino.

"Con el puesto en práctica de estos años, el trabajo relacionado al Palacio Rural de Adolescente ya ha entrado en el cauce de regularización. Contamos con 28 asociaciones diferentes, tales como la de fútbol de chicos y chicas, baloncesto, ping pong, danza, piano, caligrafía tanto de alfabeto tibetano como de chino mandarín, lectura, inglés oral, entre otros. Al respecto, la Oficina de Civilización ha concedido mucho apoyo a nuestra escuela."

Las 28 asociaciones incluyen actividades de contenidos enriquecidos y formas diversas, por lo que los alumnos tienen una amplia gama de opciones. Renqing Zhuoma, chica del primer grado de la escuela, decide incorporarse a la clase de danza.

"Me gusta bailar."

"¿Cuánto tiempo llevas aprendiendo el baile?"

"Un año."

"¿Has bailado en algún espectáculo?"

"Sí."

"¿En qué ocasión?"

"En el del Día del Niño."

"¿Qué dijeron tus padres?"

"Les pareció excelente."

A pesar de que las respuestas de Zhuoma son cortas, debido a que no habla muy bien el chino mandarín, la chiquita muestra su alegría sincera. Al mencionar a las niñas de la asociación de danzas, la profesora Wang Chunlian muestra una sonrisa brillante.

"Las alumnas son buenas, muy simpáticas. Cuando bailan, muestran el espíritu de unidad. Ocupamos el primer puesto en la competición del Día del Niño."

A algunos niños les gustan las actividades dinámicas, mientras que a otros les encantan las tranquilas como la caligrafía. En la clase de interés de caligrafía de alfabeto tibetano, Zhou Maoji del quinto grado, nos contó que pese a que sus padres no aprendieron la caligrafía del alfabeto tibetano, ella tiene deseos de aprenderlo y luego poder enseñárselo a ellos.

"Me encanta la caligrafía de alfabeto tibetano, y tengo muchos deseos de aprenderla."

Para aprender la caligrafía de este tipo, es primordial sentar cierto cimento, por lo tanto la clase se da entre los alumnos del cuarto grado y superiores. El maestro de la clase, Gazang Cairang, vino a la escuela después de graduarse de la facultad de literatura tibetana de la Universidad Minzu del Suroeste, hasta ahora lleva 8 años trabajando aquí. El maestro explica mientras demuestra a los alumnos en la tribuna, y los niños ven cada movimiento suyo a través del retroproyector.

"Lo que escribimos son las 30 letras básicas del alfabeto tibetano. Empecemos desde lo más básico, y luego cuando sentamos buen cimento, podemos emprender poco a poco el ejercicio de la Máxima Sajia y demás. El alfabeto tibetano pertenece a nuestra etnia tibetana, y todos los alumnos de la escuela son de la etnia tibetana. El proceso de aprendizaje del idioma de nuestra etnia, el estudio del alfabeto tibetano, se trata de una herencia de nuestra cultura. "

Gazang Cairang expresa que la caligrafía tibetana es diferente a la de chino mandarín, la cual no se puede practicar con pluma sino con palitoque, que es un tipo de pluma hecha con bambú, tallado en una forma especial. Los niños se concentran en la escritura del alfabeto.

El Palacio Rural del Adolescente les proporciona a los niños mayor placer, más posibilidades para su futuro desarrollo. A juicio del director de la escuela Zhang Hongrong, en la etapa de la escuela primaria, lo más importante es cultivar el interés en los niños, con el fin de que los alumnos tengan amplio acceso a diversas áreas y que descubran su propio talento.

"El Palacio Rural del Adolescente trae muchos beneficios para los alumnos en su propio desarrollo así como en la elevación de sus capacidades artísticas. Organizando estas actividades, los alumnos pueden tener ciertas especialidades, sea la caligrafía tibetana o la danza, primero tenemos que despertar sus intereses. Esto es nuestro objetivo principal. Tomo como ejemplo si un alumno tiene el gusto de cantar y su deseo es ser cantante en el futuro, pues tiene que mostrar interés por cantar desde pequeño. Sin ese interés, no podrá convertirse en cantante en el futuro. Por ahora, el objetivo de nuestra escuela consiste en descubrir los talentos de los niños a través de las formaciones artísticas, y que los alumnos de la escuela puedan lograr un pleno desarrollo."

El director y los profesores de la escuela piensan mucho en los alumnos, pero los niños, sin pensar mucho, simplemente se sienten contentos. La vida es tan colorida, ¿por qué no cantamos y bailamos?

Recomendamos

China Radio International.CRI. All Rights Reserved.
16A Shijingshan Road, Beijing, China