Líder opositor chileno considera exceso ligar a presidenta Bachelet a casos de corrupción
2016-04-29 09:26:53 XINHUA-CRI

      El presidente del principal partido opositor en Chile, Hernán Larraín, consideró hoy un exceso la inclusión de la presidenta Michelle Bachelet en la lista de mandatarios ligados a casos de corrupción publicada por el diario "The Washington Post".

  "Para ser justo, a nosotros nos parece un exceso de esa publicación extranjera, porque lo que afecta a la nuera de la presidenta no significa que afecte a la presidenta, no me parece justo ese comentario", dijo Larraín líder del derechista Unión Demócrata Independiente (UDI).

  La jefa de Estado es mencionada en el artículo publicado este jueves en el diario estadounidense, al vincularla al caso Caval, una empresa acusada de enriquecimiento ilícito y fraude al fisco, tras un millonario negocio inmobiliario.

  Caval es propiedad de Natalia Compagnon -nuera de la mandataria- y dirigida por su esposo Sebastián Dávalos, hijo de Bachelet.

  "La campaña presidencial de la presidenta Bachelet está envuelta en investigaciones que podrían demostrar que hubo financiamiento irregular, como lo hubo en general en todo el espectro político, pero no es el caso de corrupción donde se está haciendo una imputación que nosotros no consideramos justa ni mucho menos acreditada", explicó Larraín.

  Compagnon y Dávalos son cuestionados por gestionar personalmente, a través de su empresa, un crédito de 13 millones de dólares ante Andrónico Luksic, uno de los dueños del Banco de Chile y cabeza del principal grupo económico del país.

  Los cuestionamientos surgieron porque la micro empresa logró reunirse con el presidente de la entidad bancaria, tramitó un millonario préstamo que excede el monto de 3.000 dólares que informó el pequeño emprendimiento como activos, en una trámite aprobado días después de la elección de la jefa de Estado.

  El dinero fue destinado a un negocio inmobiliario que entregó a la pareja unos seis millones de dólares en utilidades y sobre el cual también pesan dudas respecto a un eventual uso de información privilegiada.

  Ante el revuelo que desató el caso, Dávalos renunció el año pasado como director sociocultural de la Presidencia, una función similar a la de primera dama.

  Las irregularidades de la empresa Caval, ventilado por la prensa en febrero de 2015, derrumbó la popularidad de Bachelet a niveles mínimos históricos.

  Al caso Caval se suman otras investigaciones judiciales contra legisladores de oposición y de gobierno por sospechas de financiamiento irregular de sus campañas políticas por parte de empresas, lo cual desacreditó el ámbito político nacional ante la opinión pública.(VIC)