Presidente chino explica directrices de XIII Plan Quinquenal
2015-11-04 09:54:58 XINHUA-CRI

   El Partido Comunista de China (PCCh) emitió este martes el texto completo de las propuestas para el desarrollo de China del 2016 al 2020, que establecen el objetivo de "mantener un crecimiento medio-alto".

  Aunque no se ofrecieron objetivos numéricos, el presidente chino, Xi Jinping, explicó en una declaración posterior, que se necesitará un crecimiento anual de 6,5 por ciento para que China "construya una sociedad modestamente acomodada" para el año 2020.

  "Para que China duplique para el año 2020 el producto interno bruto (PIB) y el ingreso per cápita tanto de residentes urbanos como rurales con respecto a los niveles de 2010, el crecimiento anual para el período 2016-2020 debe ser de por lo menos 6,5 por ciento", dijo Xi.

  El objetivo fue propuesto después de considerar tanto el potencial como los riesgos en el plano económico.

  Conforme la economía de China entra en una "nueva normalidad" se requiere de tiempo y espacio para absorber la capacidad industrial excesiva, reestructurar la economía y cambiar hacia una modalidad impulsada por la innovación, añadió.

  La economía de China se expandió 6,9 por ciento interanual en el trimestre de 2015, el índice más bajo desde el segundo trimestre de 2009, pero de acuerdo con el objetivo del gobierno de alrededor de 7 por ciento.

  Liu Yuanchun, subdirector de la Academia Nacional de Desarrollo y Estrategia de la Universidad Renmin, comentó que si se toman medidas eficaces, China puede mantener un crecimiento de alrededor de 7 por ciento en los próximos cinco años.

  Incluso si la población envejece, la reestructuración económica y la limitación de recursos retrasan el crecimiento, el ritmo no será menor a 6 por ciento, consideró Liu.

  Chi Fulin, director del Instituto para la Reforma y el Desarrollo de China (Hainan), mencionó que el tope de 6,5 por ciento permite libertad de acción para garantizar el crecimiento sostenible. El cambio de mentalidad respecto al crecimiento, dijo Chi, tendrá un impacto a largo plazo sobre el futuro de China.

  Las propuestas dadas a conocer este martes señalan que "la innovación, la coordinación, el medio ambiente, la apertura y la participación" cumplirán sus metas económicas en los próximos años. El enfoque consiste en buscar un crecimiento a través de la transformación económica, la optimización de la estructura industrial, el mejoramiento del ambiente y el impulso de la calidad y la eficiencia, indicó Xi.

 URBANIZACIÓN MAS RÁPIDA

  Una de las tareas del plan quinquenal es incrementar la tasa de urbanización con base en el número de residentes registrados. Esa proporción podría llegar a alrededor de 45 por ciento para el año 2020.

  Aunque el número de personas que viven actualmente en ciudades es de cerca de 55 por ciento de la población total, un cantidad significativa de ellos, en su mayoría trabajadores migrantes, carecen de "hukou" (el estatus oficial de residencia) lo que les priva de oportunidades iguales de educación, empleo y servicios de seguridad social.

 Convertir a los trabajadores migrantes en "verdaderos" citadinos es importante para la oferta de mano de obra, para la demanda de consumo, la estabilización del mercado inmobiliario y la expansión de la inversión en infraestructura urbana, dijo Xi.

  Esto beneficiará a la justicia social, clave para alcanzar el objetivo 2020 de una sociedad modestamente acomodada.

 REDUCCIÓN DE LA POBREZA

  China planea sacar a toda su población de la pobreza para el año 2020. La eliminación de la pobreza en áreas rurales es el reto más difícil para la construcción de una "sociedad modestamente acomodada", dijo Xi. Para finales de 2014, China tenía 70,2 millones de personas rurales por debajo de la línea de pobreza, con un ingreso anual inferior a 2.300 yuanes (376 dólares al tipo de cambio de 2010).

  El gobierno tiene planes de mejorar la infraestructura rural, incluidas carreteras, acceso a agua, energía e internet. También se prometieron una mejor educación, atención médica y servicios públicos, junto con un sistema de servicio social para los niños, mujeres y ancianos que se quedan en poblados mientras los trabajadores migrantes trabajan en las ciudades.

  Al mismo tiempo que se incrementa el gasto fiscal en asistencia para la pobreza, también se impulsará la inversión privada y la participación de los grupos comunitarios en la batalla contra la pobreza.

  "Si el gobierno emprender acción concreta y efectiva, China puede sacar de la pobreza a 10 millones de personas cada año a partir de 2016 y hasta 2020", afirmó el presidente, para lograr el objetivo de reducción de la pobreza para el 2020.

  CAMBIO DE POLÍTICA SOBRE HIJOS

  El cambio en la política de control natal significa el fin de la política de hijo único, para permitir a todas las parejas tener dos niños. La política equilibrará la población y apoyará el desarrollo, indicó el presidente.

  Para finales de agosto de este año, apenas 1,69 millones de parejas, es decir 15,4 por ciento de las parejas elegibles, habían solicitado tener un segundo hijo, menciona la nota de explicación.

  Respecto al envejecimiento de la población, más de 15 por ciento de la población de China es mayor de 60 años de edad. La población en edad económicamente activa ha empezado a disminuir y "la tendencia continúa", dice la nota.

  La nueva política debe reducir la presión del envejecimiento de la población, incrementar la oferta de trabajo y promover el desarrollo equilibrado de la población, agregó Xi.

      Fan