Nuestra Emisora       Nuestro Departamento
Radio en Línea | Aula de Chino | China en Imágenes | Servicios | Versión antigua
 
Página Inicial | Centro de Prensa | China Cultural | China Hoy | Bella Vida | Viajando por China
 
Sus Recomendados
Aprendiendo Chino
Artes Tradicionales
Carta de Beijing
Cocina China
Costumbres y Artes Folclóricas
Galería de Imágenes
Intercambios Internacionales
La Vida y la Salud
Microcosmos de la Sociedad
Música Tradicional China
Prisma de la Economía
Punto de Mira
Relatos y proverbios
Sabituría China
 
30 años de reforma y apertura, una época dorada para las relaciones sino-argentinas
2009-01-22 10:40:29   CRI

Estimados oyentes: a lo largo de los treinta años de aplicación de la política de reforma y apertura, la importancia económica de China, su poderío general y su influencia internacional han ido aumentando de forma constante. Al mismo tiempo, las relaciones y los intercambios entre China y los países vecinos, por lejos que estén, no han dejado de profundizarse. En la entrevista exclusiva que les ofrecemos a continuación, Zeng Gang, embajador de China en Buenos Aires, nos hablará de la época dorada que estos treinta años de reforma y apertura han representado para las relaciones sino-argentinas.

La República Argentina y la República Popular China establecieron relaciones diplomáticas el 19 de febrero del 1972. Sin embargo, su desarrollo se vio entorpecido por la guerra fría y otros factores, como la gran brecha económica existente entre ambos países, lo que llevaba a Argentina a mostrar cierto elitismo y paternalismo en sus relaciones con China. Pero cuando en 1978 el Gobierno chino empezó a aplicar la política de reforma y apertura al exterior, dio comienzo una época dorada para los intercambios y los vínculos de cooperación entre ambas naciones. Así lo recuerda, Zeng Gang, embajador de China en Buenos Aires:

"La guerra de las Malvinas, librada en 1982, supuso un duró golpe para el poderío militar de Argentina y el país tuvo que volver a encontrarse a sí mismo. Por otra parte, a finales de la década de 1970, China emprendió su política de reforma y apertura, política que, aplicada a base de grandes esfuerzos, no tardó en impulsar un espectacular crecimiento de la economía nacional. En el terreno político, China apoyó decididamente la soberanía de Argentina sobre las islas Malvinas. Poco a poco, Buenos Aires empezó a tratar a Beijing de otra manera. A partir de entonces, las relaciones bilaterales han avanzado sin cesar. En el 2004, el presidente argentino, Néstor Kirchner, y el presidente chino, Hu Jintao, intercambiaron visitas oficiales y definieron las relaciones sino-argentinas de asociación estratégica, iniciándose así una nueva etapa en el desarrollo de las relaciones bilaterales. Por lo tanto, cabe decir que de no haber sido por la política china de reforma y apertura, los vínculos entre ambas naciones no serían tan estrechos como lo son hoy."

La importancia de los intercambios económicos y comerciales en las relaciones bilaterales sino-argentinas ha ido aumentando paralelamente a la profundización de la reforma y la apertura. Según el embajador chino en Buenos Aires, Zeng Gang, en la década de 1970, el volumen del comercio entre ambos países era muy reducido. En 1978, por ejemplo, su valor fue de solamente 91,9 millones de dólares. No obstante, tras la puesta en práctica de la política de reforma y apertura, esta cifra no ha hecho más que aumentar. Ya en el siglo XXI, el ingreso de China en la Organización Mundial del Comercio dio un fuerte impulso a las relaciones comerciales sino-argentinas. Desde entonces, el volumen del comercio bilateral ha ido creciendo a una media anual del 50 %. En el 2007, su valor fue de 10 000 millones de dólares, cantidad unas cien veces superior a la correspondiente a 1978. En los primeros nueve meses del 2008 el comercio sino-argentino creció un 70 %, llegando a superar el de todo el año 2007. Hoy en día, China es el segundo mayor socio comercial de Argentina, país que a su vez es el tercer mayor importador de productos agrícolas chinos y el cuarto socio comercial de China en America Latina. En opinión del embajador Zeng Gang, la fuerza interna del comercio bilateral sino-argentino radica en el alto grado de complementariedad existente entre ambos países:

"Los productos textiles, los electrodomésticos y los artículos de la industria ligera producidos en China se han convertido en elementos indispensables en la vida diaria de los argentinos. Los productos 'hechos en China' tienen una acogida cada vez mejor en Argentina. En cuanto a China, las principales importaciones son productos agropecuarios, en especial la soja y derivados, incluido el aceite. La estabilidad y el volumen de la demanda del mercado chino contribuyen al desarrollo de la economía argentina. Todo ello demuestra que la ampliación de los intercambios entre ambas naciones y de sus respectivos intereses comerciales y económicos ha alcanzado una magnitud sin precedentes".

La política de reforma y apertura al exterior ha hecho posible el crecimiento constante del poderío general de China y de su prestigio internacional. Al mismo tiempo, el Gobierno y el pueblo argentinos han incrementado la atención concedida al fortalecimiento de los lazos de cooperación y amistad que los unen con este país asiático. El embajador Zeng Gang comentó también que la presidenta argentina, Cristina Fernández, había manifestado recientemente que China es uno de los protagonistas de la política internacional y uno de los principales motores de la economía mundial, lo que obliga a Argentina a intensificar su cooperación con China en todos los aspectos y poder así lograr un desarrollo conjunto. El ministro argentino de Exteriores, Jorge Taina, declaró por su parte que el fomento de las relaciones bilaterales será una de las prioridades de la política exterior argentina. Zeng Gang agregó:

"Cada vez hay más empresas argentinas interesadas en entrar en el mercado chino y en captar inversiones chinas. Y entre la población se aprecia un creciente deseo de conocer China. Es como si en este país sudamericano estuviera extendiéndose una fiebre por China. La prensa local publica constantemente noticias y reportajes sobre nuestro país, y la actitud de los argentinos para con todo lo chino se vuelve más amistosa e imparcial. A raíz de los Juegos Olímpicos de Beijing, la sociedad argentina viene prestando a China una atención sin precedentes, y tanto los medios de comunicación como los ciudadanos comunes y corrientes le expresan un gran aprecio".

Durante los últimos treinta años, animados por la política de reforma y apertura, el creciente prestigio internacional de China y el poderío cada vez mayor de la economía nacional, numerosos ciudadanos chinos han emigrado al extranjero para establecer un negocio. A principios de la década de 1970, en Argentina solamente había 700 residentes chinos; en el 2008, esta cifra superaba los 70 000, es decir, se había multiplicado por más de cien. En la década 1980, la mayor parte de los chinos establecidos en Argentina se dedicaban a la agricultura; ahora, también dirigen restaurantes, agencias de viajes, supermercados, empresas de importación y exportación, tiendas de venta al por mayor, locutorios, talleres textiles, etcétera. Cabe destacar que los 4000 pequeños y medianos supermercados de propiedad china existentes en Argentina representan el 50 % de su comercio al por menor. A lo largo de estas tres décadas, el desarrollo de los negocios establecidos por chinos, además de contribuir a hacer más cómoda la vida cotidiana de los argentinos, ha ejercido una influencia muy positiva en el mantenimiento de la estabilidad y la prosperidad de la economía y la sociedad locales. Zeng Gang, embajador de China en Buenos Aires, comentó al respecto:

"Los llamativos cambios de la comunidad china establecida en Argentina y su próspero desarrollo son inseparables de la política de reforma y apertura. Sin esta política, los ciudadanos chinos no habrían tenido la oportunidad de emigrar al extranjero para establecer su propio negocio. Gracias al vertiginoso desarrollo de la economía nacional propiciado por la reforma y la apertura, China puede fabricar a precios competitivos grandes cantidades de productos de calidad, lo que sin duda beneficia a nuestros compatriotas residentes en el extranjero. Cuando sus negocios hayan alcanzado cierto nivel, estas personas podrán retribuir a su patria y al país que los ha acogido".

A modo de resumen, el embajador de China en Buenos Aires, Zeng Gang, dijo que, al repasar el desarrollo de las relaciones sino-argentinas durante los treinta años de reforma y apertura, destacan los notables éxitos cosechados por ambos países en múltiples ámbitos, incluidos la economía, la política y la cultura. En este contexto, la complementariedad económica se estrecha sin cesar, la comprensión política es cada vez mayor y el conocimiento mutuo entre los pueblos argentino y chino es cada vez más profundo. Esta sólida base permite augurar un futuro excelente al desarrollo de las relaciones entre ambos países:

"China y Argentina somos países emergentes en vías de desarrollo. Ante nosotros se abre un gran potencial de cooperación reforzado por una positiva tendencia hacia el avance conjunto. Todavía tenemos mucho espacio para seguir fortaleciendo nuestras relaciones bilaterales".

 
Déjenos saber su comentario sobre el artículo

¡Escuche Radio en Línea!

Esquema de Programación

 
Temas Relacionados
China Radio International.CRI. All Rights Reserved.
16A Shijingshan Road, Beijing, China