Nuestra Emisora       Nuestro Departamento
Radio en Línea | Aula de Chino | China en Imágenes | Servicios | Versión antigua
 
Página Inicial | Centro de Prensa | China Cultural | China Hoy | Bella Vida | Viajando por China
 
Sus Recomendados
Aprendiendo Chino
Artes Tradicionales
Carta de Beijing
Cocina China
Costumbres y Artes Folclóricas
Galería de Imágenes
Intercambios Internacionales
La Vida y la Salud
Microcosmos de la Sociedad
Música Tradicional China
Prisma de la Economía
Punto de Mira
Relatos y proverbios
Sabituría China
 
La sonrisa es la mejor tarjeta de Beijing
2008-09-05 10:05:53   CRI

En los recién concluidos Juegos Olímpicos de Beijing, más de un millón 470 mil voluntarios ofrecieron sus servicios para la organización de las competiciones, la seguridad, el transporte, los medios de comunicación y el funcionamiento urbano, entre otras áreas. Su minuciosa labor se granjeó la simpatía del mundo. En los recién concluidos Juegos Olímpicos de Beijing, más de un millón 470 mil voluntarios ofrecieron sus servicios para la organización de las competiciones, la seguridad, el transporte, los medios de comunicación y el funcionamiento urbano, entre otras áreas. Su minuciosa labor se granjeó la simpatía del mundo. Hoy, en el siguiente espacio, les contaremos la historia de algunos voluntarios olímpicos.

"Si tiene cualquier duda sobre los Juegos Olímpicos, llámenos a: 0086-10-12308. O visite nuestro sitio web: www.2008beijing.cn."

Panthipa Asavatheputhai, una tailandesa de ascendencia china, tiene 25 años. Durante los Juegos Olímpicos de Beijing, trabajó como voluntaria en el Centro de Llamadas Telefónicas, contestando preguntas del público. Llegó a Beijing en 2004, para cursar doctorado en traducción chino-tailandesa en la Universidad de Estudios de Lenguas Extranjeras de Beijing. Desde entonces le llamaron mucho la atención los Juegos Olímpicos de Beijing.

Debido al gran número de deportistas, periodistas y turistas extranjeros que se esperaban para la olimpiada, el idioma devino uno de los problemas más apremiantes por resolver. El Comité Organizador de la Olimpiada de Beijing (COOB) reclutó dentro y fuera de China a numerosos voluntarios bilingües para ofrecer servicios lingüísticos durante los Juegos Olímpicos. Panthipa fue una de ellos.

En 2008, se hizo realidad su deseo de servir a los Juegos Olímpicos. Estaba muy orgullosa por esto. Ahora desea poder seguir brindando sus servicios a los Juegos Paralímpicos, que se iniciarán el 6 de septiembre en Beijing.

"Pienso solicitar una extensión para sirviendo a los Juegos Paralímpicos. Lo haré si la universidad aplaza la fecha de apertura de las clases. He tenido la suerte de ser voluntaria olímpica durante mis estudios en Beijing. Mis numerosos amigos chinos sienten pena de no haber sido elegidos como voluntarios. Algunos extranjeros escogieron estudiar en las universidades de Beijing porque consideraron más fácil solicitar ser voluntario desde la propia ciudad. Pero no lo lograron. Por eso aprecio mucho esta oportunidad."

Los voluntarios de los Juegos Olímpicos de Beijing fueron en su mayoría universitarios de China. Otra parte fue escogida entre extranjeros en sus países o chinos residentes en ultramar.

Wang Fang se graduó en junio pasado por la Universidad Bath, en Gran Bretaña. Durante los Juegos Olímpicos de Beijing, fungió como asistente del director de la delegación olímpica británica. Fueron semanas realmente atareadas. Tenía que atender a diario a muchos funcionarios y a la vez, recibir las entrevistas de los medios de comunicación. Durante esos días, jamás terminó la jornada de trabajo antes de las diez de la noche. Cuando llegaba a casa era frecuentemente la madrugada del día siguiente. Aunque se sentía cansada, confesó que se enorgullecía de ser una china, especialmente después de trabajar junto con la delegación británica y charlar con los voluntarios extranjeros.

"Pregunté al director de la delegación británica qué impresiones tenía sobre la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Beijing. Afirmó que era la mejor que había visto. Me sentía tan contenta de escuchar esto. Con frecuencia elogiaba nuestra villa olímpica, calificándola de la mejor que había habitado en doce ediciones de las Olimpíadas. Decía lo mismo ante los medios de comunicación. Estoy realmente orgullosa de ser una china."

Además de los voluntarios para las competencias, había también numerosos voluntarios urbanos y sociales, cuyos puestos de trabajo están en los pabellones en las plazas y a largo de las calles de la ciudad, y cuyos trabajos consisten en proporcionar informaciones necesarias y ofrecer asistencias de urgencia a los turistas chinos y extranjeros.

A la entrada del Parque de Atracciones de Shijingshan, en el oeste de Beijing, hay un pabellón de este tipo. Los voluntarios que trabajan allí son todos universitarios, con una edad promedio inferior a los 21 años. El horario de trabajo es de lunes a domingo, de las 9 de la mañana a las 5 de la tarde. Y su trabajo principal consiste en indicar el camino y ayudar al viandante. Han confeccionado a mano muchas tarjetas de sonrisa para regalar a los turístas.

"Las Olimpíadas es asunto de todo el pueblo. Es para nosotros un honor ser voluntarios de los Juegos."

"Tengo el honor de ser un miembro de los voluntarios urbanos para contribuir con mi granito de arena a los Juegos Olímpicos de Beijing."

"Cansada pero gloriosa."

En el gran contingente de los voluntarios olímpicos, figuraron también los veteranos provenientes de diversos sectores de China, con aspiraciones a contribuir a los Juegos Olímpicos. En el Nido de Pájaro, nuestro reportero conoció a una voluntaria especial, la ex-campeona nacional de artes marciales Wu Min.

Wu Min fue miembro de la selección nacional de artes marciales de China. Es versada en boxeo chino y esgrima y se conoró campeona de varias ediciones de las competencias nacionales de artes marciales. En 1996 fue a Alemania y llegó a ser entrenadora de artes marciales de un club de Berlín. Vino esta vez con la delegación alemana a Beijing, con el objetivo de ver y emular las representaciones de artes marciales, a la vez que deseaba hacer algo por su patria. De esta manera, ella y su marido llegaron a ser voluntarios bilingües en el Nido de Pájaro.

Wu Min confesó que el entendimiento y las preocupaciones de los habitantes de la ciudad por los voluntarios les hicieron olvidar el cansancio del trabajo.

"Como he vivido mucho tiempo en el extranjero, al regresar me encontraba mal de salud. Además, diariamente a las cuatro y media teníamos que levantarnos para ir luego al estadio. Dos días después, empezé a toser y me resfrié. Vinimos a servir a los demás, pero, al contrario, mucha gente nos ayudó, preocupados por nuestra vida. Me llevaron los medicamentos y me acompañaron al hospital. Eso nos conmovió enormemente. Fueron perfectos los servicios de los voluntarios."

Además de los jóvenes, en las calles de Beijing se vio a muchos voluntarios ancianos. Chang Fuzhi, de 66 años, fue una de ellos. Dijo que se le ocurrió la idea de servir a los Juegos Olímpicos cuando Beijing se adjudicó la sede de la Olimpíada. Por eso aprendió por sí misma inglés y dactilología.

"Me fascinan los deportes olímpicos, y me gusta ayudar a los demás. Ser voluntario olímpico puede satisfacer las dos necesidades. Para los Juegos Olímpicos, he hecho preparativos en diversos aspectos, fortaleciendo los ejercicios físicos, aprendiendo técnicas, los conocimientos de auxilios de urgencia, el inglés y la dactilología."

Queridos oyentes, aunque ya han concluido los Juegos Olímpicos de Beijing, las sonrisas de los voluntarios permanecerán para siempre en nuestros corazones. Como ellos mismos dicen, la sonrisa es la mejor tarjeta de Beijing.

 
Déjenos saber su comentario sobre el artículo

¡Escuche Radio en Línea!

Esquema de Programación

 
Temas Relacionados
China Radio International.CRI. All Rights Reserved.
16A Shijingshan Road, Beijing, China