Nuestra Emisora       Nuestro Departamento
Radio en Línea | Aula de Chino | China en Imágenes | Servicios | Versión antigua
 
Página Inicial | Centro de Prensa | China Cultural | China Hoy | Bella Vida | Viajando por China
 
Sus Recomendados
Aprendiendo Chino
Artes Tradicionales
Carta de Beijing
Cocina China
Costumbres y Artes Folclóricas
Galería de Imágenes
Intercambios Internacionales
La Vida y la Salud
Microcosmos de la Sociedad
Música Tradicional China
Prisma de la Economía
Punto de Mira
Relatos y proverbios
Sabituría China
 
El sacerdote taoísta de la montaña Laoshan
2008-08-22 14:42:31   CRI

"Liao Zhai Zhi Yi" es el libro más famoso que narra numerosos cuentos de demonios y monstruos de la antigüedad china. "El monje de la montaña Laoshan" es uno de ellos.

Así empezó el cuento: Cerca del mar hay una montaña llamada Laoshan donde vive un ser celestial. La gente le llamó el sacerdote taoísta de Laoshan. Dicen que este monje sabe muchos artes mágicos. En un pequeño poblado hay un hombre llamado Wang Qi quien le gustó mucho la brujería. Al saberlo, fue a Laoshan para aprender el arte mágico. Wang Qi pidió al sacerdote ser su maestro. El sacerdote de Laoshan le miró y le dijo: "Temo que no puedas soportar dificultades." Pero, Wang Qi le rogó muchas veces y el sacerdote accedió.

Por la noche, Wang Qi se sintió muy alegre al pensar que va a aprender el arte mágico. Al siguiente madrugada, Wang Qi visitó a su maestro y creyó que le enseñaría. Pero, el sacerdote le dio un axe y le ordenó a tallar árboles con otros estudiantes. Wang Qi se sintió muy descontento pero tuvo que obedecer el orden. En la montaña hay muchas malezas de espinos y piedras. Trabajaba todo el día, Wang Qi ya estaba muy cansado.

Un mes pasó, Wang Qi no pudo soportar los trabajos pesados más y quiso volver a casa. Por la noche, volvió al tempo taoísta con otros estudiantes y vio que su maestro y otros dos huéspedes estaban charlando y tomando vino. Como ya cayó la noche y no había lámpara en la habitación. El sacerdote taoísta cortó un papel blanco la forma de un espejo redondo y lo pegó a la pared. Inmediatamente, este papel se convirtió en una luna e iluminó toda la habitación. Un huéspede dijo: "En una noche tan maravillosa, debemos compartir la alegría con toda la gente." El sacerdote invitó a sus aprendizajes a tomar un vino juntos. Wang Qi pensó: Este vino no es suficiente para tantas personas. Los estudiantes también tenían la misma idea. Pero, bebían mucho y el vino sigía lleno. Un poco después, otro visitante dijo al sacerdote: "Aunque la luna nos ilumina, no es interesante sólo tomar vino. Es mejor que alguien nos representa un baile." El sacerdote llevó un palillo y apuntó al papel blanco sonriendo. Una chica pequeña salió de la luna. Al tocar la tierra, se convirtió en una chica común, delgada, con piel blanca y vestido lindo y empezó a cantar. Al terminar una canción, la chica saltó a la mesa y se convirtió a un palillo. Al ver todo, Wang Qi estaba muy sorprendido. En este momento, un huéspede dijo: "Me siento muy alegre pero tengo que despedirme." Por eso, el sacerdote taoísta y los dos visitantes removieron la mesa de banquete a la luna. poco a poco la luna estaba oscura. Los estudiantes encendieron las pilas, viendo que sólo el maestro se sentaba allá y los visitantes desaparecieron, dejando las sobras de platos y vinos en la mesa.

Otro mes pasó, el maestro tampoco le enseñó ninguna brujería. Wang Qi no pudo insistir más y dijo al maestro: "Vine de un lugar muy lejano. Si no puedo aprender el arte mágico inmortal, podría enseñarme algunas pequeñas brujerías? Ahora, cada día trabajo duramente y antes no sufrí tanto." El maestro le dijo: "Ya calculé que no puedes padecer penalidades. Basta, mañana volverás a casa." Wang Qi dijo: "¿Podría enseñarme algo? porque he sufrido mucho." El maestro le preguntó: "¿Qué arte mágico quieres aprender?" Wang dijo: "Veo que cuando anda, puede pasar por pared. Quiero aprender esto." El maestro se rió y llevó a Wangqi a la frente de una pared. Le enseñó el conjuro y le ordenó decirlo. Luego, el maestro señaló con una mano a la pared y dijo: "Pasa por la pared." Wang Qi no se atrevió a pasar la pared. El maestro le estimuló algunas veces, por fin, Wang Qi pasó por la pared. Agradeció a su maestro y el maestro le dijo: "Al volver a casa, tienes que ser una persona trabajadora, si no, el arte mágico perdió su eficaz. "

Al volver a casa, Wang Qi alardeó a su mujer: "Encontré a un ser celestial y aprendí un arte mágico que puedo pasar por pared." Su mujer no le creyó. Por eso, Wang Qi dijo el conjuro y corrió hacia una pared. Bum! Wang Qi chocó con la pared y se cayó. Su mujer le sostuvo y le dijo: "Si existe el arte mágico en el mundo, es imposible aprenderlo sólo dos o tres meses." Wang Qi pensó que había pasado por pared aquella noche, era posible que el sacerdote taoísta le tomó el pelo, por eso, puso verde al sacerdote. A partir de entonces, Wang Qi seguía siendo una persona ignorante e incompetente.

 
Déjenos saber su comentario sobre el artículo

¡Escuche Radio en Línea!

Esquema de Programación

 
Temas Relacionados
China Radio International.CRI. All Rights Reserved.
16A Shijingshan Road, Beijing, China