Nuestra Emisora       Nuestro Departamento
Radio en Línea | Aula de Chino | China en Imágenes | Servicios | Versión antigua
 
Página Inicial | Centro de Prensa | China Cultural | China Hoy | Bella Vida | Viajando por China
 
Sus Recomendados
Aprendiendo Chino
Artes Tradicionales
Carta de Beijing
Cocina China
Costumbres y Artes Folclóricas
Galería de Imágenes
Intercambios Internacionales
La Vida y la Salud
Microcosmos de la Sociedad
Música Tradicional China
Prisma de la Economía
Punto de Mira
Relatos y proverbios
Sabituría China
 
Vuelta a la normalidad en la reserva de pandas de Woolong
2008-06-27 16:56:56   CRI

La Reserva Nacional de Woolong, situada en la provincia de Sichuan, se encuentra muy cerca del epicentro del sismo del 12 de mayo, desastre natural que, además de causar grandes pérdidas humanas y materiales, afectó de manera notable a los pandas que viven en dicha reserva. Trascurrido algo más de un mes, cabe preguntarse en qué condiciones se encuentran actualmente estos tesoros vivientes de China. La respuesta la encontraremos en la Reserva Nacional de Woolong, que es justamente adonde nos dirigimos.

La Reserva Nacional de Woolong, establecida en 1963 sobre una superficie de 200 000 hectáreas, es la primera reserva natural china bajo protección nacional. En ningún otro lugar del mundo viven tantos pandas gigantes criados en cautividad. El terremoto del 12 de mayo ocasionó graves desperfectos en la mayoría de los edificios de la zona donde trabajan los zoólogos, lo que les obligó a trasladarse a tiendas de campaña.

El temblor del tierra echó abajo catorce habitáculos de los pandas y otros dieciocho quedaron en estado ruinoso. Sepultado bajo las rocas, el habitáculo de Tuantuan y Yuanyuan, dos ejemplares que la parte continental regalará a Taiwán, apenas podía reconocerse. De los sesenta y tres pandas que viven en esta zona de protección, seis han sido dado por desaparecidos. Huang Yan, ingeniero adjunto del Centro de Investigación de Pandas de la Reserva Nacional de Woolong, sigue recordando con temor aquellos dramáticos momentos.

"Al llegar aquí nos sentimos muy frustrados, pero no había más remedio que seguir adelante. Vimos a Tuantuan corriendo despavorido por el pedregal. Estaba tan sucio que las manchas blancas del pelaje casi no se veían. Lo anestesiamos con un dardo y lo llevamos al centro de investigación. El otro, Yuanyuan, regresó de noche por su cuenta sano y salvo."

A fin de agilizar su vuelta a una vida normal, el Centro de Investigación de Pandas trasladó de urgencia seis ejemplares a la ciudad Ya´an y otros ocho, los de las Olimpiadas, a Beijing.

Tuantuan y Yuanyuan, en cuyas miradas no hay ya ni miedo ni ansiedad, permanecen en la Reserva Nacional de Woolong. Instalados en su nueva casa, se pasan buena parte del día comiendo bambú. Cuando nuestro reportero fue a verlos, dos cuidadores estaban preparándoles la comida.

"Dos veces al día, les preparamos una especie de panecillos de veinticinco kilos hechos con bambú molido y harina de maíz, ingredientes a los que añadimos varias vitaminas".

Gracias al esmero de sus cuidadores, todos los pandas que se han quedado en la reserva han recuperado el apetito. Además de los "panecillos", estos animales toman una leche elaborada siguiendo una receta especial y consumen grandes cantidades de bambú, manzanas y zanahorias. La alimentación de un ejemplar cuesta alrededor de cien yuanes al día.

En la Reserva Nacional de Woolong abunda el bambú silvestre. Sin embargo, el terremoto ha destruido también muchos de los senderos que se adentraban en las montañas. Para asegurarse de que a los pandas no les falte comida, varias instituciones de investigación, incluido el Centro de Reproducción de Chengdu, están ofreciendo ayuda a la reserva. Pu Anning, director de la oficina de administración de dicho centro, nos comentó al respecto:

"Al enterarnos de sus dificultades, cargamos dos vehículos con tallos y brotes de bambú, huevos, panecillos y medicinas. Como tuvimos que dar un rodeo por Ya´an y Jiajinshan, tardamos cuatro días en llegar allí."

Pu Anning afirmó que el sismo no ha ocasionado daños irreversibles al hábitat de los pandas de la reserva de Woolong. Pero también dijo que hay motivos para estar preocupado.

"Este hábitat ha favorecido mucho la cría y la reproducción de los pandas. Sin embargo, persiste el peligro de que se produzcan desprendimientos de rocas y deslizamientos de tierras; además, la mayoría de los caminos han quedado destruidos y no tenemos electricidad. Así que hay que traer el bambú y otros alimentos desde bastante lejos. Serán los geólogos quienes determinen si existen riesgos ocultos para los pandas y los seres humanos."

El Departamento de Silvicultura de la provincia de Sichuan se apresuró a enviar a un grupo de geólogos a Woolong. Al mismo tiempo, un equipo de investigadores formado por miembros de la Universidad de Beijing, la Academia China de Ciencias y otras instituciones científicas llegaron a la reserva con la misión de elaborar un plan sistemático para la reconstrucción de la zona.

En vista de la difícil situación actual, la reconstrucción de la reserva llevará tiempo. Huang Yan, ingeniero adjunto del Centro de Investigación de Pandas, aseguró que este no se trasladará fuera de la reserva:

"Aquí hay más de un centenar de pandas. A pesar de que el terremoto ha causado importantes daños, la Reserva Nacional de Pandas de Woolong seguirá a la vanguardia en los campos de la investigación, la protección y la reproducción de los pandas, puesto que aquí tenemos el habitat más favorable para estos animales. Aún no se sabe dónde se construirá el nuevo centro de investigación, pero no cabe duda de que será en Woolong."

La normalidad ha vuelto a la vida de los pandas de Woolong. En un futuro no lejano, estos animales tendrán nuevos habitáculos en su lugar de origen, donde llevarán una vida tan o más confortable que la de antes.

 
Déjenos saber su comentario sobre el artículo

¡Escuche Radio en Línea!

Esquema de Programación

 
Temas Relacionados
China Radio International.CRI. All Rights Reserved.
16A Shijingshan Road, Beijing, China