Nuestra Emisora       Nuestro Departamento
Radio en Línea | Aula de Chino | China en Imágenes | Servicios | Versión antigua
 
Página Inicial | Centro de Prensa | China Cultural | China Hoy | Bella Vida | Viajando por China
 
Sus Recomendados
Aprendiendo Chino
Artes Tradicionales
Carta de Beijing
Cocina China
Costumbres y Artes Folclóricas
Galería de Imágenes
Intercambios Internacionales
La Vida y la Salud
Microcosmos de la Sociedad
Música Tradicional China
Prisma de la Economía
Punto de Mira
Relatos y proverbios
Sabituría China
 
Leyendas del palacio Daming
2008-06-25 16:16:24   CRI
Los palacios Daming y Weiyang, el mausoleo de Qinshihuang y los guerreros y corceles de terracota, emblemas todos ellos de China, convierten la ciudad de Xi'an en una ventana privilegiada para asomarse a nuestro país. Como les explicamos hace unas semanas en este mismo programa, el 20 de octubre el palacio Daming fue escenario de la actividad cultural "Espléndida Ceremonia en Xi'an". En la edición de hoy nuestro programa vamos a presentarles el palacio Daming, el palacio imperial más majestuoso de la dinastía Tang y, como tal, testigo del esplendor de dicha dinastía y de numerosos acontecimientos históricos.

Chang'an, nombre con el que antiguamente se conocía Xi'an, fue la primera ciudad cuya población superó el millón de habitantes. Entre los siglos VI y IX, esta ciudad, punto de partida de la famosa Ruta de la Seda, era considerada la más cosmopolita y brillante del mundo. En tiempos de la dinastía Tang, Chang'an constituía el centro económico y político de China. En ella se concentraban las personalidades más destacadas de la nación, así como una multitud de extranjeros. La ciudad medía 9,7 kilómetros de este a oeste y 8,6 de norte a sur. A través de sus casi 84 kilómetros cuadrados de superficie discurría la avenida Zhuque, cuya anchura de 150 metros superaba la de la avenida Chang'an de Beijing. Según se dice, en aquella esplendorosa época, hubo tres mil emisarios extranjeros que, después de haber visto la metrópoli, no quisieron volver a sus lugares de origen y se declararon súbditos de la dinastía Tang. Los estudiantes extranjeros establecidos en esta capital se mostraban orgullosos de llevar vestidos chinos y de hablar nuestra lengua.

Los palacios imperiales, entre los que destacaba el de Daming, eran los edificios más sobresalientes de Chang'an. Refiriéndose a este majestuoso palacio, el conocido estudioso Xiao Yunru dijo:

"El palacio Daming era el edificio imperial más representativo de la dinastía Tang. La arquitectura de esta época se caracterizaba por su majestuosidad, rasgo que coincidía perfectamente con la prosperidad de la nación china durante dicha dinastía. Nuestros antepasados consideraban que grandiosidad era sinónimo de belleza. La imponente y brillante corte imperial fue uno de los principales factores de la transformación de Chang'an en una ciudad cosmopolita. Cuando los enviados de otros países se presentaban en la corte, se estremecían ante su grandeza y su lujo. En este sentido, era el símbolo del poderío nacional".

Construido originalmente para servir de residencia al padre del emperador Taizong, el palacio Daming fue ampliado constantemente hasta convertirse en un espléndido complejo palaciego imperial. Su superficie, de 3,2 kilómetros cuadrados, era 4,5 veces la del Palacio Imperial de Beijing.

El nombre del palacio tiene su origen en la siguiente leyenda. Mientras excavaban los cimientos del salón principal, de repente los obreros se percataron de que del interior de la tierra salía una brillante luz e informaron al emperador inmediatamente. Taizong se personó en la obra y les ordenó que siguieran excavando. Muy pronto, los trabajadores dejaron al descubierto un objeto único en el mundo: un espejo de bronce que reflejaba la lealtad y sabiduría de los ministros, así como la prosperidad y decadencia del país. Los ministros felicitaron al emperador por haber encontrado un espejo capaz de predecir la situación de su imperio. Pero el emperador Taizong les respondió muy serio: "¿Para qué me sirve esto? Tengo algo más valioso que este espejo". Al ver que sus ministros no le entendían, el emperador añadió: "Las constantes amonestaciones de mis virtuosos ministros me permiten conocer mis errores. ¿Acaso no son ellos un claro espejo? En recuerdo de este hallazgo, el palacio se llamará Daming (palacio luminoso)". A partir de entonces, la fama del palacio Daming empezó a extenderse por todo el mundo.

Sin poder disimular su entusiasmo, Xiao Yunru, este erudito que lleva décadas viviendo en Xi'an, nos cuenta la historia del palacio Daming:

"Además de un santuario del arte, el palacio Daming era un edificio rodeado de bellas leyendas. Muchas de las no menos de cien celebridades surgidas en él siguen siendo recordadas hoy en día. En este sentido, el palacio Daming no solo simbolizaba el esplendor y la prosperidad de la dinastía Tang, sino que reflejaba la vitalidad de su cultura. Por todo ello, es un lugar que nos permite acercarnos a la historia".

Entre los edificios del palacio Daming, sobresalían los salones Hanyuan y Linde, y el estanque Taiye. En el salón Hanyuan, que era el principal, se celebraban las ceremonias más solemnes. El salón se levantaba sobre un promontorio de entre 15,6 y 18 metros de alto, lo que equivales más o menos a un edificio de seis pisos. Los arquitectos dividieron el promontorio en tres secciones y construyeron el salón sobre la más elevada. Como dos alas desplegadas, al suroeste del salón Hanyuan se encontraba el pabellón Qifeng y al sureste el pabellón Xiangluan. Cuenta la leyenda que, después de pasar por la puerta Danfeng, recorrer el largo camino imperial y cruzar el umbral, los emisarios extranjeros entraban en una plaza inmensa y, al contemplar el esplendoroso palacio que se erguía ante ellos, no podían evitar hacer reverencias en señal de admiración. Cuando se celebraba una ceremonia, en la plaza se alineaban más de diez mil funcionarios civiles y militares, lo que constituía un espectáculo grandioso.En los documentos históricos ha quedado registrada la disputa que protagonizaron el enviado japonés, Fujiwarano Kiyokawa, y el de Silla por tener el mejor asiento en la ceremonia celebrada para conmemorar el primer día del año 753.

Al norte del palacio Daming se extendía el estanque imperial Taiye, una superficie de límpidas aguas de más de 2,4 hectáreas. Este era uno de los lugares preferidos por los emperadores Tang y sus concubinas para pasar sus ratos de ocio. En el primer año de la era Tianbao, el emperador Xuanzong y Yang Yuhuan, su concubina de máximo rango, solían pasear por los corredores del estanque para contemplar la luna llena. Pero como los árboles no dejaban verla bien, el emperador Xuanzong ordenó construir una plataforma para poder contemplar la luna llena y el paisaje que se extendía en la lejanía. Durante generaciones, la hermosa vista del estanque Taiye permaneció inaccesible a las concubinas que vivían en este palacio y soñaban con llegar a ser la favorita del emperador.

El salón Linde, situado al oeste del estanque Taiye, era un edificio de uso público con múltiples funciones y capacidad para más de 3500 personas. Formado por tres salas, dos torres y dos pabellones, en él los emperadores ofrecían banquetes de Estado y presenciaban representaciones. Aquí fue donde la emperatriz Wu Zetian recibió a Kurita Masato cuando este emisario japonés visitó Chang'an por octava vez. Con él vinieron numerosos estudiantes y monjes, quienes tras presentar sus respetos al emperador se quedaron diez años en la ciudad realizando estudios. La guerra les había hecho conocer el poder y el progreso alcanzados por aquel imperio. Desafiando innumerables dificultades, incluidas la larga distancia y las aterradoras olas, se habían desplazado hasta su capital para pedir consejo. Muy satisfecha con los regalos ofrecidos por Kurita Masato, la emperatriz lo invitó a un opíparo banquete y le concedió un cargo. El emisario, los estudiantes y los monjes tuvieron el privilegio de contemplar con sus propios ojos el esplendor de Chang'an y la majestuosidad de sus palacios, algo que se les quedaría grabado en la memoria para siempre.

Los más de 1000 años transcurridos desde entonces se han llevado el grandioso palacio Daming, las canciones y bailes que se interpretaban en él, así como su suntuosa atmósfera imperial. En las ruinas del palacio Daming, Xiao Yunru, nos dijo:

"La historia y el mundo han confiado a Xi'an la misión de convertir esta consolidada cultura del pasado en una cultura viva y moderna. La labor de dar a conocer en todo el mundo el espíritu de esta cultura nos exige no solo transmitir su historia y su espíritu, sino también reconstruirlos".

 
Déjenos saber su comentario sobre el artículo

¡Escuche Radio en Línea!

Esquema de Programación

 
Temas Relacionados
China Radio International.CRI. All Rights Reserved.
16A Shijingshan Road, Beijing, China