Nuestra Emisora       Nuestro Departamento
Radio en Línea | Aula de Chino | China en Imágenes | Servicios | Versión antigua
 
Página Inicial | Centro de Prensa | China Cultural | China Hoy | Bella Vida | Viajando por China
 
Sus Recomendados
Aprendiendo Chino
Artes Tradicionales
Carta de Beijing
Cocina China
Costumbres y Artes Folclóricas
Galería de Imágenes
Intercambios Internacionales
La Vida y la Salud
Microcosmos de la Sociedad
Música Tradicional China
Prisma de la Economía
Punto de Mira
Relatos y proverbios
Sabituría China
 
Shen Nong probo las cien hierbas
2008-06-13 14:51:08   CRI

LOS seres humanos llevaban una vida bastante difícil y penosa en la remota antigüedad, debían atravesar herbazales y corrientes de agua, desafiando el sol ardiente del verano y el frío riguroso del invierno, y corriendo grandes riesgos cuando cazaban pájaros y bestias o recogían frutas silvestres para subsistir. Pero a pesar de ello, nadie padecía enfermedades.

Pero, ¿por qué la humanidad padeció posteriormente distintas enfermedades y epidemias ? Se dice que al Occidente, muy lejos, había una cordillera conocida como Kunlun en la cual existía un Estado llamado Xitu que era gobernado por la Reina Madre del Oeste. En el centro, en lo alto de la montaña Yushan, se encontraba el palacio de la Reina Madre. Allí había una fuente cuyas aguas corrían al pie de la montaña formando un lago llamado el Estanque de Jade. Al gozar de un clima templado, éste era un lugar pintoresco y de eterna primavera. Tanto en la montaña como en los alrededores del Estanque de Jade crecían hierbas y flores extrañas y maravillosas, deambulaban animales raros y volaban pájaros fantásticos. Según se dice, allí se producía el elixir de la inmortalidad. Este elixir no era más que el fruto de los durazneros abonados con migajas de jade e irrigados por las aguas del Estanque. Estos durazneros sólo florecían cada tres mil años y daban frutos al cabo de otros tres mil. Si alguien comía uno de ellos, se volvía inmortal. Según se dice, el dios Hou Yi, luego de pasar innumerables penalidades, llegó a la sede de la Reina Madre del Oeste para obtener este elixir.

La Reina Madre del Oeste se radicaba en un hermoso palacio ubicado en la resplandeciente cumbre de la montaña Yushan. Allí tenía como sirvientes a tres grandes pájaros, con cabeza roja, ojos negros y plumas verdes como las esmeradas. Uno se llamaba Dali, el otro, Shaoli, y el tercero, Qingniao. Dali le llevaba todos los días frutas exquisitas, Shaoli le brindaba agua del Estanque de Jade en un vaso de jade y Qingniao era su mensajero. La reina tenía, además, un raro pájaro de tres patas, vista aguda y garras afiladas, que volaba día y noche vigilando el palacio.

Por encargo del Soberano del Cielo, la Reina Madre del Oeste tenía la responsabilidad de guardar el precioso elixir de la inmortalidad y de vigilar las tres grandes cuevas que había en el monte Kunlun en las cuales estaban confinados los reptiles y bestias que transmitían plagas y enfermedades. Las puertas de las cuevas habían sido cerradas con pesados candados de piedra y se hallaban cubiertas en su interior de moho y musgo por haber permanecido clausuradas durante varias decenas de miles de años. Pero hubo un suceso inesperado.

Cierto día, el pájaro de tres patas pasaba volando por una de las tres cuevas, cuando oyó chillidos y gemidos que salían de allí. Movido por la curiosidad, se detuvo y miró a través de las junturas de la puerta. Al darse cuenta de su presencia, los reptiles y las bestias empezaron a suplicarle que los sacara de allí.

? No se puede ? respondió el pájaro ?. Si les dejo salir, perjudicarán a la gente. Ustedes fueron recluidos aquí por orden del Soberano del Cielo y, además, la llave está en manos de la Reina Madre del Oeste. Yo no puedo hacer nada.

? Entonces, por lo menos abre un poco las junturas para que penetre el aire. De verdad, respiramos con dificultad. ¡Ay, todos saben que tú eres bondadoso!

? Imposible. Aprovecharían la oportunidad para escapar ? dijo el pájaro.

? Eso no sucederá. No te preocupes, pues no queremos comprometerte. Sólo necesitamos respirar un poco de aire fresco ?. Los animales daban intencionadamente gritos lastimeros.

Entonces, el pájaro crédulo voló a la alcoba de la Reina Madre del Oeste para robar la llave. La reina estaba durmiendo, cosa que aprovechó el pájaro para abrir sigilosamente un enorme cofre de piedra y sacar de allí la llave de piedra, que pesaba varios kilos. Luego, volvió a la cueva; pero no bien acababa de abrir la puerta, cuando los reptiles y bestias salieron apretujándose. El pájaro quiso cerrar la puerta para evitar que se escaparan todos, pero fue en vano pues los animales se dispersaron en todas direcciones y desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos.

Al conocer lo sucedido, la reina quedó horrorizada. Colérica, ordenó encarcelar al pájaro de tres patas. Luego, envió a Qiongqi, Tenggen y otros diez que sabían volar bien para que persiguieran y arrestaran a las bestias, pero todos sus esfuerzos cayeron en el vacío.

De ahí en adelante, se iniciaron epidemias que se propagaron entre los seres humanos. Afortunadamente, solamente había sido abierta

una cueva; de otro modo, la humanidad padecería aún mayores enfermedades.

Por la época vivía un hombre llamado Shen Nong; era inteligente y laborioso, y tenía un corazón ardiente puesto al servicio de la gente. Según se dice, él fue el inventor de la agricultura. Originalmente, en la remota antigüedad, los seres humanos vivían principalmente de la caza, pero a medida que fue aumentando la población, el número de animales comenzó a disminuir. Para subsistir, los seres humanos se vieron obligados a buscar vegetación o mijo silvestre, aunque no todas las veces los hallaban. Ante esta situación Shen Nong decidió roturar la tierra en sus alrededores para plantar cereal de modo experimental. Tales cultivos crecieron sanos y dieron muy buenas cosechas, lo que permitió almacenar el cereal para garantizar la vida de los seres humanos durante todas las cuatro estaciones del año. Precisamente, a ello se debe su nombre de "Shen Nong"

Viendo que los seres humanos eran atacados frecuentemente por las enfermedades, Shen Nong se entristeció. " ¿Qué hacer ??pensó ?. ¡Qué bueno sería si yo pudiera encontrar algunas hierbas medicinales o inventar algunos

remedios para aplacar el dolor de la humanidad!" Pero en la tierra había tantas variedades de hierbas y árboles, que era imposible saber cuáles eran curativas o para qué enfermedades servían. Entonces, decidido a salvar a la humanidad, probó todas las hierbas y los árboles para buscar los que fueran medicinales.

A partir de aquel entonces, Shen Nong erró por el campo y las montañas, recogiendo toda clase de plantas, observando detenidamente su apariencia y probándolas. Entre ellas, había muchas variedades: acres, dulces, amargas, picantes y saladas; unas le hacían sentir calor a la gente, otras, refrescaban; algunas fortificaban a los humanos mientras que otras servían para eliminar la hinchazón y calmar los dolores. Pero había algunas que eran sumamente venenosas. Durante su investigación, cierta vez, Shen Nong se envenenó más de setenta veces en el curso de un día. Por este solo hecho, la gente lo admiraba.

El espíritu de autosacrificio de Shen Nong emocionó mucho al Soberano del Cielo, quien envió un- cortesano con el encargo de ofrecerle un "látigo divino", el cual fue conocido como el "látigo ocre rojizo" debido a que tenía este color. Este tenía poderes mágicos, gracias a los cuales se podía saber de inmediato la eficacia medicinal de las plantas según los cambios en el color del mismo. Por ejemplo, si el látigo se tornaba rojo, significaba que la planta era medicinal y tenía un carácter caliente; si se volvía blanco, la planta era de carácter frío; si no cambiaba de color, la planta no era medicinal, y si se transformaba en negro, significaba que la hierba era venenosa.

El cultivo de los cereales y el descubrimiento de las plantas medicinales fue un gran acontecimiento en la existencia de la humanidad. Por eso, no es de extrañar que, con la sola mención de Shen Nong, la gente expresara un respeto profundo hacia él.

 
Déjenos saber su comentario sobre el artículo

¡Escuche Radio en Línea!

Esquema de Programación

 
Temas Relacionados
China Radio International.CRI. All Rights Reserved.
16A Shijingshan Road, Beijing, China