Nuestra Emisora       Nuestro Departamento
Radio en Línea | Aula de Chino | China en Imágenes | Servicios | Versión antigua
 
Página Inicial | Centro de Prensa | China Cultural | China Hoy | Bella Vida | Viajando por China
 
Sus Recomendados
Aprendiendo Chino
Artes Tradicionales
Carta de Beijing
Cocina China
Costumbres y Artes Folclóricas
Galería de Imágenes
Intercambios Internacionales
La Vida y la Salud
Microcosmos de la Sociedad
Música Tradicional China
Prisma de la Economía
Punto de Mira
Relatos y proverbios
Sabituría China
 
Fragmentos de Zhuangzi
2007-12-21 08:59:17   CRI
"Jianwu comentó a Lian Shu:

"He oído a Jie Yu,

y sus palabras me causan pavor.

Son palabras grandiosas pero no reales,

tan lejanas que jamás retornan,

como la Vía Láctea sin contornos,

tan inconmensurables que ignoran

todas las cosas del mundo".

Y Lian Shu le preguntó qué decían esas palabras.

"Decían que en la misteriosa montaña Gushe

viven unos seres divinos

cuya blanquísima piel brilla como el hielo.

Tan tímidos y dulces como jóvenes doncellas.

No comen los cinco cereales,

beben rocío y respiran viento.

Cabalgan sus dragones 

por encima de las nubes

y se dirigen más allá de los Cuatro Mares.

Concentrando su espíritu,

pueden curar enfermedades

y hacer que maduren las cosechas.

Yo, de todas estas locuras,

no creo ni una sola palabra".

Entonces Lien Shu le respondió:

"¡Claro! ¡Cómo un ciego iba a apreciar ornamentos y colores!

¡Cómo un sordo iba a escuchar campanas y tambores!

No sólo el cuerpo puede no ver y no oír.

No sólo los ojos enceguecen.

No sólo ensordecen los oídos.

Así también la inteligencia

ciega y sorda puede estar,

como lo muestran tus palabras.

Un hombre de tal Virtud

funde los Diez Mil Seres

en su Unidad primera.

Y aunque el mundo se lo exija,

¿cómo va él a dignarse

gobernar sobre la tierra?

A un hombre así nada puede herirle.

Aunque las olas lleguen al Cielo,

él no se ahogaría.

Aunque por una gran sequía 

se disuelvan piedras y metales,

se calcinen tierras y montañas,

las llamas no le alcanzarían.

Tan sólo de su cuerpo convertido en polvo

los grandes Yao y Shun renacerían.

¡Para qué iba él a ocuparse

de las cosas del mundo!".

Como aquel hombre de ong

que quiso vender sombreros en la ciudad de Yue.

Pero sus habitantes, de cabeza rapada

y cuerpo tatuado, no los necesitaban.

O como Yao, que instauró el orden

y la paz por todas partes,

y cuando visitó a los Cuatro Sabios

del Monte Gushe, al norte del río Fen,

olvidó su imperio para siempre. "

 
Déjenos saber su comentario sobre el artículo

¡Escuche Radio en Línea!

Esquema de Programación

 
Temas Relacionados
China Radio International.CRI. All Rights Reserved.
16A Shijingshan Road, Beijing, China