Nuestra Emisora       Nuestro Departamento
Radio en Línea | Aula de Chino | China en Imágenes | Servicios | Versión antigua
 
Página Inicial | Centro de Prensa | China Cultural | China Hoy | Bella Vida | Viajando por China
 
Sus Recomendados
Aprendiendo Chino
Artes Tradicionales
Carta de Beijing
Cocina China
Costumbres y Artes Folclóricas
Galería de Imágenes
Intercambios Internacionales
La Vida y la Salud
Microcosmos de la Sociedad
Música Tradicional China
Prisma de la Economía
Punto de Mira
Relatos y proverbios
Sabituría China
 
El Changpiao, una diversión tradicional de la provincia de Shanxi
2006-04-20 14:21:35   CRI

Todos los días, después de la cena, en la gran ciudad de Taiyuan puede contemplarse esta escena: aquí y allá, en una bocacalle, en una esquina o junto a un arriate, la gente se reúne en grupos atraída por el son ensordecedor de gongs y tambores característico de la ópera bangzi de la provincia de Shanxi. Esta antigua costumbre de cantar al aire libre piezas de la ópera local se conoce como changpiao.

Para los taiyuaneses, este arte folclórico se ha convertido en una diversión tradicional. Resulta muy difícil precisar su fecha de nacimiento, pero existen documentos de finales de la dinastía Qing y principios de la República de China que prueban su existencia. Con el tiempo, el changpiao ha adquirido cada vez mayor popularidad.

El término "changpiao" se refiere concretamente a la costumbre de los aficionados a cantar espontáneamente piezas y fragmentos de jinju, nombre con el que se conoce la ópera local del centro de la provincia de Shanxi. Los habitantes de Taiyuan desarrollaron una gran afición por las piezas vocales que interpretaban por famosos artistas de la ópera jin o bangzi de Shanxi. Esa afición, junto con la influencia apenas perceptible de lo que se oye y se ve constantemente, les permitió familiarizarse a fondo con las obras más populares de esta tradición operística local. Llevados por su entusiasmo y el deseo de gozar de su música favorita, los taiyuaneses se aficionaron a entonar melodías en cualquier momento. Se cuenta que era habitual que cuatro o cinco aficionados a la ópera tradicional se reunieran en cualquiera lugar para cantar. A su alrededor no tardaba en formarse un grupo de ávidos oyentes. Con el tiempo, fue arraigando la costumbre de que todas las noches los músicos de una compañía, acompañados de tamborileros, artistas y espectadores, se reunieran en calles y callejones para ofrecer improvisados conciertos. Transmitida de generación en generación, esa costumbre de los taiyuaneses se convirtió en lo que hoy día conocemos como changpiao.

Participar en el changpiao de Taiyuan es muy sencillo, puesto que no son necesarios maquillajes, vestidos ni decorados. Además, como todos los participantes ya saben qué tienen que hacer y cuándo tienen que hacerlo, no hay necesidad de dar instrucciones. Cuando se empezaba a cantar, el público escuchaba respetuosamente. También era habitual escuchar a los aficionados que, procedentes de otros lugares, se ofrecían a cantar una vez terminada la representación. Como muestra de cortesía, los espectadores elogiaban sus actuaciones. Así fue como, poco a poco, la popularidad del changpiao fue extendiéndose.

Algunas compañías de ópera contaban con consumados maestros. De ahí que se las invitase a bodas, fiestas de cumpleaños y ceremonias fúnebres para amenizar la reunión. En las bodas, por ejemplo, su repertorio incluía El Dios del Cielo otorga la felicidad y La buena fortuna del dragón y el fénix; en las ceremonias fúnebres, una de las piezas más habituales era la titulada Las veinticuatro piedades. La mayoría de aficionados de ópera tradicional no eran de buen gusto,pero también había un buen número de ellos cuyas interpretaciones alcanzaban un alto nivel artístico. También era frecuente que los artistas ya consagrados cantaran con los aficionados, sobre todo cuando faltaba algún miembro de la compañía de ópera.

Gracias al apoyo del Gobierno, en los últimos años el changpiao de Taiyuan ha experimentado un desarrollado notable. En verano, cuando el sol se pone y empieza a refrescar, puede pasearse por las calles de Taiyuan y disfrutar de las actuaciones gratuitas que ofrecen los aficionados a la ópera tradicional. Ojalá que esta costumbre local siga evolucionando y transmitiéndose de generación en generación, y contribuya de este modo a revitalizar el arte folclórico y a enriquecer la vida espiritual de los taiyuaneses.

 

 

 
Déjenos saber su comentario sobre el artículo

¡Escuche Radio en Línea!

Esquema de Programación

 
Temas Relacionados
China Radio International.CRI. All Rights Reserved.
16A Shijingshan Road, Beijing, China