Nuestra Emisora       Nuestro Departamento
Radio en Línea | Aula de Chino | China en Imágenes | Servicios | Versión antigua
 
Página Inicial | Centro de Prensa | China Cultural | China Hoy | Bella Vida | Viajando por China
 
Sus Recomendados
Aprendiendo Chino
Artes Tradicionales
Carta de Beijing
Cocina China
Costumbres y Artes Folclóricas
Galería de Imágenes
Intercambios Internacionales
La Vida y la Salud
Microcosmos de la Sociedad
Música Tradicional China
Prisma de la Economía
Punto de Mira
Relatos y proverbios
Sabituría China
 
Juguetes folklóricos de China
2006-03-02 10:59:19   CRI

Hoy en día en China los niños tienen más juguetes que sus padres en su infancia. Los juguetes modernos son bastantes caros, lo que provoca siempre una lucha entre los niños y sus padres a la hora de comprar algunos. En ese momento, los padres siempre recuerdan los juguetes de su infancia: tigre de tela, juguetes de barro y juguetes sonoros. China ha visto desarrollarse este rubro representativo de la cultura por espacio de 5.000 años. El pueblo chino tiene sus juguetes. Los mismos se han desarrollado a la par que la civilización del país, renovándose por una parte, pero también conservando matices étnicos que le hacen irrepetibles. No es festinado afirmar que el camino más corto para conocer una nacionalidad son los juguetes infantiles.

En tiempos recientes, conforme se aceleran los procesos de urbanización e influencia de la cultura extranjera, se van perdiendo las tradiciones en la elaboración de algunos juguetes folklóricos chinos. Se impone por tanto una labor de rescate. Pero antes, veamos cuáles son los juguetes tradicionales de China, comenzando por los rurales.

Estos suelen estar presentes casi todo el tiempo, pero con frecuencia se les pasa por alto, en la creencia de que no pasan de ser "figuras de barro" para el entretenimiento de niños. Hay incluso quienes los consideran "rústicos." Nada más lejos de la realidad. Li Kuchan (1898-1988), famoso maestro de la pintura tradicional china, dijo: "No menospreciemos estas obras de los campesinos; las cabezas con forma de tigre, los zapatos en forma de cerdo, las figuras de barro... si Picasso los viera, los consideraría una maravilla". Xu Beihong (1895-1953), otro maestro artístico, también se deshizo en elogios para las figuras de barro de Zhang Changlin, creador de una escuela de figurillas que hoy hace las delicias de millones en todo el planeta.

Los estilos de los juguetes rurales de China son tan variados como las mismas localidades. En cuanto a las figuras que representan personas, las hay de barro, de cerámica, y de masas de harina de trigo, de azúcar, de cerda, de paja, de tela, etc.

La historia de la adoración popular del tigre tiene larga data. En los años comprendidos de 1978 a 1988 se exhumó una tumba antigua de la edad neolítica con 6.400 años de antigüedad, en Xishuipo, Puyang, provincia de Henan, considerada como la cuna de la civilización china. Junto a los restos mortales del cadáver se encontraron dos esculturas de conchas de ostras, una representa un dragón y la otra un tigre. El hallazgo permite afirmar que la adoración al dragón y el tigre se remonta al período de la cultura Yangshao.

Hace decenas de años se veían tigres de tela por todas partes en las zonas rurales; muchas muchachas sabían tejer estas figuras, que se pueden diferenciar con facilidad, según su procedencia: el tigre de Beijing, el de Shanxi, el de Shandong... cada escuela le imprime a las figuras su sabor local y su impronta étnica, así como el carácter propio de cada artesano.

Según viejas creencias populares, los niños estaban bien protegidos cuando a su lado tenían a un "amigo tigre", considerado rey de los bosques, para defenderlos de la mala suerte.

Nüwa, divinidad mitológica china, hizo mucho por preservar el género humano. Entre sus hazañas se cuenta haber remendado el cielo con piedra fundida y aplacar las inundaciones. Registros que datan de más de 1.800 años aseguran que también creó seres humanos con barro. Toda esta imaginería refleja el desarrollo de las figuras humanas de barro, la más antigua de las cuales es de una mujer desnuda, confeccionada en arcilla roja. Dicha pieza fue exhumada en Kalaqin, prefectura autónoma mongola de Liaoning y tiene más de 5.500 años. Pertenece al período neolítico de la cultura Hongshan.

El cetro en antigüedad entre los juguetes de barro, sin embargo, lo tienen los perros hechos de ese material, a los cuales se considera como "tótemes reales". Se afirma que los mismos se vendían en grandes ferias que en tiempos antiguos tenían lugar en el Mausoleo Taihao Fuyi de Huaiyang, provincia de Henan, del 2 del febrero hasta el 3 de marzo de cada año.

El "Da´afu", una figura de barro de Wuxi, provincia de Jiangsu, goza de popularidad entre chinos de varias generaciones, y tanto en China como en el exterior. Según tradiciones orales, las personas de Wuxi vivían bajo el constante miedo de ser atacadas por animales. Así, hasta que un niño de barro descendió del cielo y devoró a las intranquilas fieras. La calma volvió al lugar, donde desde entonces se rinde culto a las figuras "Da'afu".

Las figuras de seres humanos gozaban de mucha fama en el Tianjin de los siglos XVII a XVIII, durante los reinados de los emperadores Qianlong y Jiaqing, de la dinastía Qing. El clímax de la habilidad artística en este tipo de obras se alcanzó años más tarde, con las figuras humanas coloreadas de "Nirenzhang." Estas esculturas constituyeron un escalón ascendente en el nivel artístico de las figuras de barro, creando una escuela propia. Su creador fue Zhang Changlin (1826 -1906) .

Zhang Changlin se inició en este arte en su niñez, aprendiendo de su padre. Sus obras, de amplia temática e inspirada en las costumbres locales, la mitología y el teatro, no sólo captan la similitud física, sino que logran apoderarse del espíritu del modelo. Al estar realizadas en materiales escogidos, y adornadas de esmalte de vivos colores, estas obras maestras no se secan ni se agrietan con el paso del tiempo. Hoy son celebradas en todo el orbe.

Xun, es un conocido instrumento de viento de cerámica cocida. Con él, los antepasados buscaban imitar el canto de los pájaros, con el fin de atraer y capturar animales. Algunas antiguas piezas desenterradas en ruinas de la edad Neolítica de Banpo, provincia de Shaanxi, y del período Hemudu de Shanxi, y en el Huoshaogou de Yumen, provincia de Gansu, tienen de 6.700 a 7.000 años de historia. El xun tiene diversas formas, a saber, de huevo, de pera, de pez. Suele tener uno o varios agujeros. La forma de pera es la más popular. En el presente la forma más popular de dicha artesanía se elabora en Huaiyang, provincia de Henan.

El "nigugu" es un silbato de barro folklórico del distrito de Junxian, provincia de Henan. Es agujereado y tiene forma de bolsa, o de pájaro. Se afirma que durante las constantes campañas bélicas de hace más de 1.000 años, durante las dinastías Sui (581-618) y Tang (618-907), el "nigugu" era usado como cantimplora y silbato militar.

"Jiaohu" es el juguete de barro representativo de Gaomi, provincia de Shandong. Se divide en dos partes que van ligadas por la parte central con cuero. El centro está vacío. Cuando se tira de sus extremos, produce sonido.

 
Déjenos saber su comentario sobre el artículo

¡Escuche Radio en Línea!

Esquema de Programación

 
Temas Relacionados
China Radio International.CRI. All Rights Reserved.
16A Shijingshan Road, Beijing, China