Nuestra Emisora       Nuestro Departamento
Radio en Línea | Aula de Chino | China en Imágenes | Servicios | Versión antigua
 
Página Inicial | Centro de Prensa | China Cultural | China Hoy | Bella Vida | Viajando por China
 
Sus Recomendados
Aprendiendo Chino
Artes Tradicionales
Carta de Beijing
Cocina China
Costumbres y Artes Folclóricas
Galería de Imágenes
Intercambios Internacionales
La Vida y la Salud
Microcosmos de la Sociedad
Música Tradicional China
Prisma de la Economía
Punto de Mira
Relatos y proverbios
Sabituría China
 
El espejo
2005-11-28 10:37:22
El espejo es un objeto muy presente en nuestra vida cotidiana muy usual. Antiguamente, cuando todavía no existían estos objetos, había que contentarse con observar las imágenes reflejadas en el agua. No es de extrañar, pues, que uno de los componentes del carácter chino que significa «espejo de bronce antiguo» esté relacionado con otro carácter que significa «inspeccionar».

En China, los espejos de bronce comenzaron a utilizarse hace entre 3000 y 4000 años. Cuenta la leyenda que fueron inventados por el emperador Huangdi, quien al reunirse con la Reina Madre del Oeste en la casa de Wangwu, fundió a orillas de un lago doce espejos de bronce para que ella pudiera utilizar uno cada mes. La roca sobre la que Huangdi pulió los espejos se encuentra a orillas de ese lago ?llamado hoy lago Jian? y permanece siempre limpia y sin ninguna hierba que la cubra.

Se cuenta que a caballo de los siglos VI y VII, durante la dinastía Sui, un monje regaló al emperador un espejo que según él era el octavo de los fundidos por Huangdi y tenía la virtud de impedir que los malvados se atreverían a acercarse a quien lo sostuviera en sus manos.

En todo tiempo y lugar, al espejo se le han atribuido cualidades mágicas. Así, por ejemplo, se dice que hay un tipo de espejo capaz de reflejar las imágenes del mundo marino: por turbias y oscuras que estén las aguas del mar, con él es posible ver todos los peces y arrecifes en un radio de cien millas.

Según una creencia muy difunda, los espejos pueden revelar la presencia de monstruos. De hecho, casi todos los monjes llevan un espejo mágico que les permite desenmascarar a los demonios que les salen al encuentro. Pero los espejos con mayores poderes mágicos son los de la ciudad de Yangzhou, sobre todo los fabricados el quinto día del quinto mes lunar chino, fecha en la que se celebra la Fiesta de las Barcas de Dragón. Algunos monjes budistas creen que en estos objetos es posible ver incluso el destino que nos es espera en nuestra próxima reencarnación.

El espejo es tomado también como una mascota y la gente lo cualga o incrusta en el caballete para esquivar los perversos.

Antiguamente, el día de su boda las novias llevaban consigo un espejo o lo colocaban sobre un cuenco de arroz que había en la mesa nupcial. Este objeto también se cuelga en las cortinas del palanquín que lleva a los recién casados, puesto que según se dice esta costumbre les protege y ahuyenta a los malvados.

Si uno encuentra un espejo, eso es señal de que tendrá una buena esposa; y si sueña con este objeto, significa que tendrá buena suerte.

Regalar un espejo es una forma de expresar el deseo de que un matrimonio tenga un hijo y de que ese niño llegue incluso a ser un alto funcionario. Ello se debe a que las palabras chinas correspondientes a «espejo» y «ascenso» se pronuncian igual.

Una mascota con espejo de bronce y zapatos es un buen regalo para una pareja de recién casados, ya que es una manera de desear que su vida conyugal sea larga y feliz.

Antiguamente, cuando los esposos se veían obligados a estar separados largo tiempo, rompían un espejo y cada uno tomaba una mitad, en la creencia de que si uno de los dos era infiel, su mitad se trasformaría en una urraca que volaría en busca del otro. Según otra versión de esta creencia, «la unión de las dos mitades de un espejo roto» simboliza el fin de la separación de los amantes.

 
Déjenos saber su comentario sobre el artículo

¡Escuche Radio en Línea!

Esquema de Programación

 
Temas Relacionados
China Radio International.CRI. All Rights Reserved.
16A Shijingshan Road, Beijing, China