Una visita al Gran Palacio del Pueblo

por Abel Rosales, 28-06-2013

El Gran Palacio del Pueblo es la sede de grandes acontecimientos políticos, diplomáticos y culturales de China desde su construcción en 1959. Frente a la Plaza de Tian´anmen, luce el escudo nacional.

2013-06-28 18:10:54 CRI

La impresionante flor en el techo del Gran Palacio del Pueblo de Beijing, la capital de China posee un encanto singular. La estrella en el centro simboliza al Partido Comunista de China, los primeros 34 pétalos a su alrededor representan a la misma cantidad de provincias y regiones especiales con que cuenta la nación y los otros 56 pétalos a las etnias que pueblan el país. Sentimos su impresionante luminosidad la mañana del 26 de junio de 2013 cuando asistimos junto a una delegación de periodistas de Radio Internacional de China a la tercera sesión del Comité Permanente de Trabajo de la Asamble Popular Nacional(APN) presidida por el máximo legislador chino Zhang Dejiang.

Frescas en nuestra memoria permanecen las sesiones de marzo de 2013 de la APN y la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino. Esta última órgano asesor de la Asamble Popular Nacional. Por los grandes corredores y salones el espíritu ancestral de la mayor nación de Asia envuelve a cada uno de los visitantes. La vasija de mil años de 1.90 metros, impresionantes esculturas y obras pictóricas denotan el apego a las artes. Las cuatro estaciones bordadas en seda lucen sus mejores colores en dos salones con imágenes de los cuatro puntos cardinales de China en regiones como Sichuan, Jiangsu, Hunan y Guangdong.

El Gran Palacio del Pueblo es la sede de grandes acontecimientos políticos, diplomáticos y culturales de China desde su construcción en 1959. Frente a la Plaza de Tian´anmen, luce el escudo nacional. Doce columnas de mármol gris de 25 metros de altura preceden a la Sala Central. Detrás de dicha sala está el gran salón con capacidad para diez mil personas y al sur están las oficinas del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional. Imponente belleza posee la sala de Hunan con el estilo típico de esa región. Más de 300 salas de reuniones y oficinas acogen en marzo de cada año durante tres semanas a los delegados a la Asamblea Popular Nacional de la República Popular China que se renueva cada cinco años.

Fundada en 1954 es el máximo órgano legislativo de la República Popular China. Según la Constitución de la República Popular China la APN posee además tres poderes: El "poder de elegir, decidir y destituir a los integrantes o dirigentes de los órganos supremos del Estado", el "poder de decisión en los asuntos importantes del Estado" y el "poder de supervisión sobre los otros órganos supremos del Estado".

La APN elige a los integrantes de su Comité Permanente y está facultada para destituirlos. Dichos integrantes no pueden desempeñar cargos en los órganos ejecutivos, judiciales y fiscalizadores del Estado y tiene el mismo período de mandato que la APN.

Entre sus muchas funciones se destaca interpretar la Constitución y supervisar su cumplimiento; elaborar y reformar todas las leyes, excepto las que deban ser elaboradas por la APN; complementar y modificar en forma parcial, en el tiempo de intervalo entre los períodos de sesiones de la APN, las leyes elaboradas por ésta, pero sin contradecir los principios fundamentales de estas entre otras muchas responsabilidades.

Luego del extenso recorrido conversamos con Xiong Wei, subdirector general de Asuntos Exteriores de la APN. Sobre los vínculos con su homóloga de Cuba dijo: "Los intercambios con Cuba son muy frecuentes. Varios presidentes y vicepresidentes del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional de China han realizado visitas de amistad a Cuba. Yo también visité ese país caribeño, y hemos enviado delegaciones varias veces para asistir a conferencias internacionales, como cuando se realizó la Unión Interparlamentaria en Cuba, la APN de China envió una representación. Todavía recuerdo que el presidente Castro hizo un magnífico discurso en esa reunión."

A pesar del largo camino por salones y de asistir durante 30 minutos al inicio de las sesión del Comité Permanente, el Gran Palacio del Pueblo nos deja la sensación de haber visitado una mágnifica construcción con poderosos cimientos, como el espíritu de la gran nación china.

Artículos relacionados
Comentarios