Caminata espacial demuestra el rápido desarrollo aeroespacial de China
La imaginación de los chinos no se contentaba con alcanzar el espacio inmediato a la Tierra. Iba mucho más lejos. Eso explica que en octubre de 2007, China pusiera en órbita su primera sonda lunar, la Chang E I.
Save and Share Tamaño de texto   2009-09-09 10:15:31 CRI

Una vez fundada la Nueva China, el Estado puso énfasis en el desarrollo de la ciencia y tecnología y elaboró un plan nacional de desarrollo científico-técnico a largo plazo. En 1964, el hongo atómico que se elevó en el desierto noroeste de China sorprendió a todo el mundo: China hizo estallar exitosamente su primera bomba atómica. Tres años después, detonó con éxito la primera bomba de hidrógeno. En 1970, el gigante asiático colocó con éxito su primer satélite-el Dongfanghong I en órbita. Tales sucesos mostraron al mundo el poderío científico-técnico y de defensa nacional de China, a la vez que consolidaron la posición del país asiático en el escenario internacional y prepararon las condiciones técnicas y humanas para acometer las empresas espaciales que llegarían más adelante. Mei Yonghong, un alto funcionario del Ministerio de Ciencia y Tecnología, comenta:

"Nuestro país ha acumulado abundantes experiencias en el desarrollo de la ciencia y la tecnología. Contamos con sistemas de especialidades muy completos, que pocos países poseen. Además, hemos preparado gran cantidad de personal científico y de investigación. Estamos a la vanguardia mundial en ese sentido."

China empezó a aplicar la política de reforma y apertura en 1978, el mismo año en que se planteó el pensamiento estratégico de que "la ciencia y la tecnología constituyen la mayor fuerza productiva", y se comenzó a organizar con dinamismo una serie de programas científicos y tecnológicos con el propósito de lograr avances importantes en ciertos terrenos. Como consecuencia, en un plazo de varios decenios, el poderío científico y tecnológico se ha elevado rápidamente. Los chinos se han beneficiado notoriamente del progreso científico y tecnológico, a la vez que se sienten orgullosos de los éxitos de la patria en materia de ciencia y tecnología, en especial, de la navegación espacial tripulada.

Cohete portador chino Chang Zheng (Gran Marcha)

Señora Wang: ¡Me siento orgullosísima! Esto es símbolo del gran progreso de la ciencia y la tecnología del país y del aumento del poderío nacional. Tiene un significado profundo y de largo alcance. Quiero decirles a los astronautas que son héroes nacionales."

Señor Liu: El exitoso lanzamiento de la nave Shengzhou VII marca un gran paso adelante para la causa espacial de nuestro país. Este acontecimiento estremeció al mundo, y nosotros nos sentimos muy orgullosos."

El programa espacial tripulado, fue puesto en marcha a principios de la década de los 90. Gracias a los éxitos científicos y tecnológicos logrados por China a lo largo de muchos años, este programa ya contaba con numerosas reservas tecnológicas. Con sus propios esfuerzos, China logró diseñar y lanzar con éxito más de 50 satélites de 15 tipos. Asimismo, desarrolló más de 10 variedades de cohetes portadores de la serie Gran Marcha, los cuales colocaron en órbita más de 70 satélites chinos y extranjeros.

Todo lo anteriormente dicho permitió que el programa espacial tripulado de China saliera adelante a una velocidad sorprendente. En octubre de 2003, China lanzó exitosamente su primera nave espacial tripulada por el primer autronauta Yang Liwei, que regresó sano y salvo tras volar durante 21 horas alrededor de la Tierra. Dos años después, otros dos astronautas chinos volvieron al espacio y regresaron triunfalmente a nuestro planeta cinco días después. En noviembre de 2008, tres astronautas a bordo de la nave Shenzhou VII permanecieron en el espacio por tres días, durante los cuales Zhai Zhigang realizó exitosamente la primera actividad extravehicular protagonizada por un chino.

1 2 3
Artículos relacionados
Comentarios